Michael D. Higgins

© Labour Party/Flickr (2011)

© Labour Party/Flickr (2011)

Actualización: 29 mayo 2017

Irlanda

Presidente de la República (2011-)

  • Michael Daniel Higgins
  • Mandato: 11 noviembre 2011 - En ejercicio
  • Nacimiento: Limerick, condado de Limerick, provincia de Munster, 18 abril 1941
  • Partido político: Laborista
  • Profesión: Profesor de universidad
Descarga

Presentación

Michael D. Higgins, candidato del Partido Laborista, fue elegido el 27 de octubre de 2011 presidente de Irlanda en sucesión de la popular Mary McAleese, a la que tomó relevo el 11 de noviembre con un mandato de siete años, convirtiéndose así en el primer jefe del Estado no procedente del partido conservador Fianna Fáil. Hasta ahora presidente (un puesto simbólico) de los laboristas irlandeses, que desde marzo gobiernan el país coaligados al Fine Gael del primer ministro Enda Kenny, este veterano parlamentario y ex ministro ofrece un perfil ecléctico donde se funden la política, la docencia, la promoción del idioma gaélico, la poesía y el activismo humanitario. Una suma de inquietudes sociales y culturales, con rasgos visionarios, que le empujaron a postularse a este alto cargo de naturaleza ceremonial con el firme propósito de fundar una "república real". Ello, tras el desmoronamiento del anterior modelo de desarrollo económico y verse obligada la endeudadísima Irlanda a solicitar el rescate financiero de la Eurozona y evitar así la quiebra. Para impulsar esta "transformación" y salir de la postración actual, Higgins confía en la creatividad y la laboriosidad de los irlandeses, y apuesta por reparar el tejido socioeconómico con criterios de inclusión y cooperación.

(Texto actualizado hasta noviembre 2011)

Biografía

1. Carrera política en el Partido Laborista
2. Elección como presidente de la República en 2011


1. Carrera política en el Partido Laborista

Natural de Limerick y vástago de una familia de clase trabajadora humilde hasta el borde de la indigencia, a temprana edad quedó huérfano del padre, un ex combatiente de la guerra de la independencia que sucumbió a una enfermedad relacionada con el alcoholismo, tras lo cual la madre, incapaz de sacar adelante a su prole por sí sola, le dejó a él y a su hermano menor al cuidado de unos tíos que regentaban una granja en el condado de Clare (dos hermanas mayores, gemelas, permanecieron en el hogar de Limerick). Tras completar la secundaria en el St Flannans College de Ennis, se puso a trabajar de obrero fabril y luego de oficinista.

A través de la Legion of Mary, asociación de católicos laicos dedicada al servicio comunitario y el voluntariado social, conoció a un hombre llamado Redmond Corbet, el cual, impresionado con sus aptitudes, le prestó 200 libras para que pudiera matricularse en la universidad. Gracias a este protector y a una beca académica que también consiguió, el huérfano, a los 21 años, se convirtió en el primer miembro de su familia en acceder a la educación superior. Higgins ingresó en el University College de Galway (UCG, hoy, Universidad Nacional de Irlanda), donde se formó en Ciencias Políticas y Sociología.

Joven tan menudo como inquieto, en Galway Higgins destacó en el activismo estudiantil y alumbró una vocación por la docencia, en particular la que podía impartirse fuera de los límites del campus, convirtiéndose en un abanderado de los cursos de extensión universitaria y de la apertura de la universidad, superando barreras elitistas, a todos los estratos de la sociedad. Parte de su trayectoria lectiva discurrió en la británica Universidad de Manchester y en las estadounidenses de Indiana y Southern Illinois, donde dio clases como profesor visitante. Antes de graduarse, entre 1964 y 1965, presidió el sindicato de estudiantes del UCG.

En el aspecto político, primero se afilió al Fianna Fáil, el partido de centro-derecha dominante en la Irlanda republicana, pero pronto se pasó al Partido Laborista (LP), la tradicional tercera fuerza parlamentaria y socio ocasional en los gobiernos de coalición encabezados por el Fine Gael, el rival del Fianna Fáil en el campo conservador. Siendo el líder del laborismo Brendan Corish, Higgins hizo su primer intento de convertirse en diputado del Dáil o Cámara baja del Parlamento en las elecciones de junio de 1969; no lo consiguió, y lo mismo sucedió en los siguientes comicios, los de febrero de 1973, pero después de los mismos, el nuevo Taoiseach o primer ministro, Liam Cosgrave, líder del Fine Gael, le nombró miembro del Senado como parte de sus prerrogativas y en el marco del Gobierno de coalición forjado con el LP. El primer mandato senatorial de Higgins se extendió del 1 de junio de 1973 al 26 de mayo de 1977.

Su siguiente jalón político se produjo en las elecciones de junio de 1981, cuando ganó por méritos propios el escaño en el Dáil por la circunscripción nueva de Galway West. Revalidó el asiento en los comicios anticipados de febrero de 1982, pero no pudo retenerlo en las segundas votaciones generales disputadas aquel año, en noviembre, que coronaron uno de los períodos más convulsos de la política parlamentaria irlandesa. En el lustro que siguió, mientras el LP, de la mano de Dick Spring, se sentaba en el Gobierno en coalición con el Fine Gael de Garret FitzGerald, Higgins mantuvo un perfil político discreto, como alcalde de Galway, la tercera ciudad del país, de 1982 a 1983, y a renglón seguido, por segunda vez, como senador designado, en esta ocasión por cuenta de la Universidad Nacional de Irlanda, función legislativa que desempeñó hasta el final de la legislatura.

En las elecciones del 17 de febrero de 1987, que devolvieron al poder al Fianna Fáil con Charles Haughey de Taoiseach, Higgins recobró el escaño por Galway West pese a los malos resultados obtenidos por su partido, que perdió cuatro puestos en el Dáil, se vio desbancado de la tercera posición por un partido de derecha liberal, los Progresistas Demócratas (PD), y quedó apeado del Ejecutivo. La de 1987 fue para Higgins la primera de seis elecciones consecutivas, hasta 2011.

Como diputado de la oposición de izquierda, el profesor adquirió una reputación de promotor de causas humanitarias en casa y el exterior, particularmente en la denuncia de las guerras, las hambrunas y las dictaduras que afligían diversas partes del mundo. Orador apasionado, fue también un enérgico detractor de las políticas de la Administración Reagan en Estados Unidos en el último período de la Guerra Fría. En reconocimiento a su trabajo en pro de la paz y la justicia en el ámbito internacional, el International Peace Bureau (IPB) con sede en Ginebra le otorgó su Premio Seán MacBride de la Paz en 1992, en la primera edición del galardón. Hasta aquel año y desde 1991, el diputado volvió a encabezar el ayuntamiento de Galway.

Su primera experiencia gubernamental le llegó en edad madura, a los 51 años. Arrancó el 12 de enero de 1993, fecha en que prometió el cargo de ministro de Arte, Cultura y Gaeltacht (expresión que se refiere a las regiones occidentales del país que cuentan con un régimen jurídico especial en materia lingüística por ser ampliamente gaélicoparlantes) en el Gobierno poselectoral formado por el Taoiseach del Fianna Fáil, Albert Reynolds, luego de romperse su anterior Gabinete de coalición con los PD.

El 17 de noviembre de 1994, la ruptura de la coalición Fianna Fáil-LP por decisión de Dick Spring, que se retiró del Gabinete en protesta por el nombramiento de un magistrado ultraconservador para la presidencia del Tribunal Supremo, sacó a Higgins del Ministerio, pero menos de un mes después, el 15 de diciembre, estuvo de vuelta en el mismo al constituir el Fine Gael de John Bruton un Gabinete de coalición alternativo que incluyó a la Izquierda Democrática (DL) como tercer socio. Hasta el final de la legislatura dos años y medio después, el responsable laborista aplicó medidas conducentes a reforzar el uso del gaélico en la televisión pública y la industria cinematográfica nacional.

Las elecciones generales del 6 de junio de 1997 fueron un descalabro para los laboristas, que vieron recortarse su fuerza a la mitad y regresaron a la cuota de poder que habían tenido antes de las excepcionales votaciones de 1992, es decir, en torno al 10% de los sufragios y la quincena de escaños. Higgins preservó el suyo, pero el partido, en adelante liderado por Ruairi Quinn, hubo de resignarse a pasar una temporada en la oposición que resultó ser más larga de lo esperado, compartiendo situación con el Fine Gael; en los 14 años siguientes, la política nacional iba a estar dominada por el Fianna Fáil de Bertie Ahern y luego Brian Cowen, al que le tocaría de lleno, ya en 2008, el estallido de una ruinosa crisis económica y financiera.

El 26 de junio de 1997 Higgins se despidió del Ejecutivo y a continuación su nombre sonó para la candidatura laborista en las elecciones presidenciales de finales de octubre, de las que debía salir el sucesor de Mary Robinson. El partido, no obstante, se decantó por Adi Roche, una activista social con un perfil similar al suyo, en su caso especialmente activa en la caridad social y la militancia antinuclear; al final, la elección presidencial, disputada por cuatro mujeres, fue ganada por la postulante del Fianna Fáil, Mary McAleese.


2. Elección como presidente de la República en 2011

Promovido en 2000 al front bench en el grupo laborista del Dáil, donde asumió la portavocía de política exterior, en 2003 el partido le confirió el cargo, más honorífico que político, de presidente. Tomó el relevo en este puesto al también veterano Proinsias De Rossa, mientras la jefatura real del LP la ostentaba su líder desde 2002, Pat Rabitte. De cara a la elección presidencial nacional de 2004, Higgins presionó al partido para que le nominara como su candidato para batirse con la titular reeleccionista, McAleese, pero Rabitte y el resto de la ejecutiva, tras una serie de deliberaciones, decidieron no presentarle como resultado de una votación interna efectuada el 17 de septiembre (de hecho, ningún candidato alternativo llegó a inscribirse, de manera que la popularísima McAleese, el 1 de octubre y ahorrándose la elección directa, fue investida automáticamente para un segundo mandato de siete años).

En septiembre de 2010, Higgins, a los 69 años, volvió a sacar a colación su ambición presidencial indicando que le gustaría competir en las elecciones del año siguiente, a las que ya no se presentaría McAleese por agotar su doble mandato constitucional de 14 años en total. Considerando su edad, precisó que, de salir elegido, se conformaría con servir un solo mandato, hasta 2018. Para tal fin, decía adiós al Dáil tras 24 años seguidos en el hemiciclo, pues no se presentaría a las próximas generales, que tocaban también en 2011. El sucesor de Rabitte en el liderazgo del partido, Eamon Gilmore, acogió con interés el ofrecimiento.

Las elecciones al Dáil tuvieron lugar el 25 de febrero de 2011, en el traumático contexto del rescate financiero por la eurozona de Irlanda, empujada a la bancarrota por una montaña de deudas y un gigantesco déficit público, el descrédito del Fianna Fáil y la caída del atribulado primer ministro Cowen. El resultado fue una victoria por mayoría simple del Fine Gael, cuyo líder, Enda Kenny, formó con el LP, que obtuvo un éxito resonante al rebotar directamente al segundo puesto (despejado gracias al tremendo descalabro del Fianna Fáil), un Gobierno de coalición que entró en funciones el 9 de marzo.

Esta vez, el partido fue receptivo a los requerimientos de su emérito presidente y el 19 de junio de 2011 una convención laborista celebrada en Dublín le concedió la candidatura frente a otros dos aspirantes, la ex senadora Kathleen O'Meara y el ex asesor del partido Fergus Finlay. De los 64 votos efectuados por 52 diputados, senadores y eurodiputados, y 14 miembros de la ejecutiva del LP, Higgins se llevó 37. Como dato curioso, la postulación de Higgins fue públicamente respaldada por el actor estadounidense Martin Sheen (de padre español y madre irlandesa), quien definió al político como un "querido amigo".

Antes y después de su nominación oficial, el candidato se explayó en su visión de una República irlandesa, luego de venirse abajo con estrépito el famoso tigre céltico (el modelo de crecimiento económico acelerado basado en el consumo y las operaciones financieras de riesgo), refundada en lo político y lo económico sobre unas nuevas bases éticas, cívicas y culturales. Conceptos como "sociedad creativa", "ciudadanía inclusiva" y "aspiraciones e inventiva de la gente" menudeaban en sus argumentaciones sobre la necesidad de fundar una "república real" para la que lo prioritario fuera innovar, integrar y asegurar unos determinados requisitos de calidad de vida para todos los ciudadanos. Otro aspecto que le interesaba sobremanera era el desarrollo de las relaciones comerciales y empresariales entre los isleños y la llamada diáspora, esos más de 50 millones de personas (la mayoría, ciudadanos estadounidenses) repartidas por el mundo que podían considerarse irlandeses étnicos porque descendían directamente de emigrantes irlandeses.

Las elecciones presidenciales del 27 de octubre de 2011 resultaron ser las más interesantes en la historia de la República por la pluralidad y disparidad de las candidaturas. Además de Higgins por el LP, satisficieron las condiciones de la nominación seis personas más: Seán Gallagher, empresario y figura televisiva, quien concurría como independiente; Martin McGuinness, el número dos del Sinn Féin y viceprimer ministro de Irlanda del Norte, poseedor de la ciudadanía irlandesa; Gay Mitchell, eurodiputado del Fine Gael; Mary Davis, activista social; David Norris, senador; y Dana Rosemary Scallon, ex eurodiputada y, como los dos anteriores, candidata independiente avalada por los consejos municipales y de los condados.

Higgins encabezó los sondeos de opinión a principio de mes, pero al comenzar la última semana de la campaña Gallagher se le adelantó con fuerza. Sin embargo, las expectativas del empresario se esfumaron tras el último de los debates electorales, el 24 de octubre, en el que afloró su participación en unos turbios trasiegos de fondos político-empresariales. Aunque Higgins no instigó la polémica, fue el beneficiario del trasvase de votos perdidos por Gallagher.

Celebrada la elección por el sistema, inusual y enrevesado pero considerado habitualmente como muy democrático, de la segunda vuelta instantánea o votación preferencial, Higgins se alzó con la victoria con inesperada facilidad. En el primer recuento, su opción preferencial se puso en cabeza con el 39,6% (701.000 votos), seguido de Gallagher con el 28,5% y de McGuinness con el 13,7%. Puesto que no había mayoría absoluta, comenzó el proceso de exclusiones de las candidaturas menos preferidas y de transferencia de sus votos a las más preferidas. El 29 de octubre, concluido el cuarto recuento, Higgins alcanzó el 56,8% de los votos (un millón), frente al 35,5% de Gallaguer, proclamándose presidente. En ese momento, renunció a la presidencia del LP.

El mandatario electo saludó el resultado electoral con estas palabras: "Amo a nuestra isla compartida, a nuestra Irlanda compartida y su núcleo de decencia. La amo por su imaginación y su celebración de las infinitas posibilidades de nuestro pueblo (…) Dejamos atrás un revisionismo estrecho que valora a las personas por lo que se supone que es su riqueza acumulada, pero que descuidó la relación entre lo personal, lo social, lo comunitario y lo nacional. Ahora, debemos responder colectiva y cooperativamente a los que todos debemos reconocer que son nuestros problemas compartidos, ya sean el paro, las aflicciones hipotecarias o cualquier forma de exclusión".

El 11 de noviembre Higgins tomó posesión de la Presidencia, un cargo ejecutivo al que la Constitución irlandesa reserva atribuciones fundamentalmente ceremoniales y protocolarias. En su discurso inaugural en el Castillo de Dublín, el estadista volvió a vislumbrar la "transformación" nacional tras tantas "expectativas rotas". Así: "Debemos construir juntos una ciudadanía activa e inclusiva, basada en la participación, la equidad, el respeto a todos y el florecimiento de la creatividad en todas sus formas. Una gente con confianza es nuestra esperanza".

El presidente de Irlanda está casado con la actriz retirada Sabina Coyne y es padre de cuatro hijos. Personalidad multifacética, en paralelo a su actividad en la política, la academia y el activismo social ha hecho incursiones en el deporte, la televisión y la literatura. Como ensayista, es autor de los tomos Causes for Concern: Irish Politics, Culture and Society, antología de textos publicada en 2008, y Renewing the Republic, compilación de artículos y discursos aparecida en las librerías con motivo de su elección en 2011. En su faceta de poeta, ha publicado tres colecciones de sus creaciones líricas, Betrayal (1990), The Season of Fire (2003) y An Arid Season (2004).

(Cobertura informativa hasta 23/11/2011)

Más información

Web de la Presidencia de Irlanda

Perfil RTÉ

Perfil The Guardian

Artículo de Michael D. Higgins: "My Vision Towards A Better Ireland"

Michael D. Higgins in YouTube