Julien BARNES-DACEY

Julien Barnes-Dacey

Investigador sénior asociado

  • Líneas de investigación temáticas: Geopolítica global y seguridad.
  • Líneas de investigación geográficas: El gran Mediterráneo.

Experiencia profesional

Julien Barnes-Dacey es director del programa Oriente Medio y Norte de África del European Council on Foreign Relations (ECFR). Su trabajo se centra en la política europea hacia la región, con especial atención a Siria y la geopolítica regional. Entre sus publicaciones más recientes se encuentra “Principled pragmatism: Europe’s place in a multipolar Middle East”. Sus investigaciones han sido ampliamente publicadas en revistas y medios como Foreign Policy, Politico y The New York Times. Antes de unirse a ECFR, Barnes-Dacey lideró el departamento de Oriente Medio y Norte de África de Control Risks, una consultaría privada. Anteriormente, había trabajado como periodista en la región, con base en Siria, Irak y Egipto, desde donde escribía para diferentes medios de comunicación, incluyendo The Financial Times, The Wall Street Journal y The Christian Science Monitor. Barnes-Dacey es licenciado en Historia por la London School of Economics y máster en Estudios de Oriente Medio por la School of Oriental and African Studies. También ha estudiado árabe en el Institut Français du Proche-Orient.

El Mundo – Papel - 10 sept. 2023

El plan saudí para conquistar el mundo

La dictadura del Golfo se postula como potencia del siglo XXI lo mismo en el desierto que en el espacio, impulsada por el príncipe heredero Mohamed bin Salman y con fondos ilimitados. Mohamed bin Salman –de 38 años y más conocido en las cancillerías por las siglas MBS– se ha convertido en el hombre fuerte del país y en su gobernante de facto, dado el estado de salud de su casi nonagenario padre, el rey Salman bin Abdulaziz. Supereventos deportivos con iconos mundiales, ciudades futuristas proyectadas en un mar de arena, planes para desbancar al dólar como moneda global cuando se confirme su ingreso en los BRICS... La hoja de ruta del príncipe heredero como primer ministro, plasmada en el documento Visión 2030, no busca dotar al país de un skyline inspirado en los escenarios de Dune. Más bien pretende posicionarlo como superpotencia del siglo XXI y referente del turbocapitalismo sin democracia. «Representa un nuevo orden en el que potencias medias clave están afirmando sus intereses de una manera que se aleja cada vez más de Occidente. El reino seguirá siendo un socio en algunas cuestiones, pero hay otras áreas, por ejemplo su política petrolera o la relación con China y Rusia, en las que se siente más seguro para trazar su propio camino», subraya Julien Barnes-Dacey, investigador asociado del think tank CIDOB y director del programa para Oriente Medio y Norte de África del European Council on Foreign Relations (ECFR).