El paradigma de la seguridad desde un análisis de caso: Malí, ¿condenado a una crisis permanente?

Fecha de publicación:
03/2019
Autor:
David Nievas Bullejos, investigador , Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos (TEIM) Universidad Autónoma de Madrid; Miembro del Observatorio Político y Electoral del Mundo Árabe y Musulmán (OPEMAM)
Descarga

Desde el año 2012, Malí sufre una crisis multiforme que ha generado inestabilidad en el país y cuyos efectos han traspasado sus fronteras. Sus vulnerabilidades se han agudizado en los últimos seis años, contribuyendo a acrecentar ciertas dinámicas como la migración o la proliferación de grupos armados en la zona del Sahel. El antes estable y aplicado socio de las organizaciones internacionales que era Malí, se derrumbó súbitamente durante el primer trimestre de 2012, perdiendo a gran velocidad la mitad del territorio nacional en favor de grupos autodenominados yihadistas y evidenciándose una crisis política con el golpe de Estado. La crisis ha puesto en evidencia la debilidad de un Estado maliense que es dependiente económicamente del exterior y cuya ineficiencia ha lastrado su capacidad de contener y resolver las dinámicas anteriormente señaladas, que afectan a la subregión y al vecindario ampliado.
Llegados a finales de los años noventa, los grupos terroristas prosperaron gracias a la laxitud política del Estado y a su escasa presencia en amplias zonas rurales del norte del país, de una extensión del tamaño de la península ibérica. La deficitaria gestión de las anteriores rebeliones tuareg fue el caldo de cultivo para un amplio enfrentamiento armado, en enero de 2012, entre el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) y el Estado, que permitió la entrada en escena de los grupos yihadistas (Nievas, 2014). Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el Movimiento por la Unicidad y la Yihad en África del Oeste (MUYAO) se habían enriquecido durante años por el cobro de rescates de los secuestros a ciudadanos europeos en el Sahel y habían encontrado acomodo entre comunidades locales del norte de Malí.