Los fondos del NextGenerationEU: una gran oportunidad para las áreas metropolitanas

Data de publicació:
07/2021
Autor:
Ramon Torra, gerente del Área Metropolitana de Barcelona
Descàrrega

Las áreas y regiones metropolitanas deben jugar un papel clave en la gestión de los fondos del Instrumento Europeo de Recuperación de la Unión Europea para ayudar a las personas, las empresas y los emprendedores que están sufriendo los efectos de la crisis de la pandemia de la COVID-19.

El Instrumento Europeo de Recuperación guía el contenido y la orientación de nuestras políticas presentes y futuras hacia la transformación digital y ecológica del territorio. Además, la participación de las áreas metropolitanas es clave para dar respuesta a los cambios que la Unión Europea quiere impulsar con el Pacto Verde Europeo, que es nuestra hoja de ruta para los próximos treinta años.

La crisis de la COVID-19 ha impactado en la mayoría de países y en particular en los entornos urbanos y metropolitanos. Los efectos de la pandemia son sanitarios, económicos y sociales, pero también han cambiado la forma que tenemos de trabajar, desplazarnos o disfrutar del espacio público. La pandemia no entiende de fronteras administrativas y sus efectos deben tratarse a escala supralocal y teniendo una visión holística de los ámbitos competenciales propios y los correspondientes a otras administraciones.

En el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), al igual que en cualquier otra organización, no estábamos preparados para hacer frente a una crisis de esta magnitud. De la noche a la mañana tuvimos que adaptar los servicios públicos que prestamos a la nueva realidad. Por ejemplo, debimos incorporar nuevos criterios de seguridad para la salud en la gestión de los espacios públicos o el transporte público para generar confianza en la ciudadanía, sin perder la calidad y la eficiencia del servicio. También tuvimos que adaptar los procedimientos internos y de funcionamiento a las nuevas dinámicas del teletrabajo, trasladando también las reuniones de nuestros órganos de gobierno al espacio virtual.

La pandemia ha tenido efectos devastadores sobre las finanzas públicas debido a la disminución de los ingresos y a la necesidad de hacer frente a nuevas prioridades. En julio de 2020, el AMB aprobó un plan de emergencias para los ayuntamientos en apoyo a la cohesión social, la economía de proximidad y la coproducción de servicios, dotado con 16,6 millones de euros. Posteriormente también se ha aprobado el Plan de Sostenibilidad Ambiental 2020-2023 con una dotación de 110 millones de euros para inversiones municipales en el ámbito de la movilidad urbana sostenible adaptada a la nueva realidad pos-COVID-19, la transición ecológica y la  energética. Otro plan puesto en marcha, con un presupuesto de 8,4 millones de euros, se orienta a la mejora del paisaje natural y urbano 2020-2023, con el objetivo de invertir en los espacios fluviales metropolitanos, recuperar zonas degradadas e integrar infraestructuras.

Todos ellos son planes que, por un lado, asisten a los ayuntamientos en su respuesta a las necesidades provocadas por la crisis de la pandemia. Por el otro, ponen a disposición de los ayuntamientos fondos que les permitirán liderar inversiones de calidad y ayudar a empresas del territorio y generar ocupación.

En este contexto los fondos del NextGenerationEU son claves y necesarios para complementar estas inversiones metropolitanas, contribuyendo así a las transformaciones que el territorio necesita afrontar. El AMB y sus empresas públicas han identificado 11 grandes proyectos metropolitanos de inversión que están enmarcados en un programa metropolitano para la transición digital, y un programa metropolitano para la transición energética y ecológica. Estos proyectos tienen un presupuesto aproximado de 2.716 millones de euros y contarán con la participación de los 36 ayuntamientos del área metropolitana, además de otras administraciones públicas, universidades y centros de investigación, empresas y actores sociales. Son proyectos que cuentan con diferentes grados de madurez pero que se tendrán que ejecutar de manera rápida y eficiente en periodos de 3 a 5 años, con las dificultades que ello conlleva.

El programa metropolitano para la transición digital propone desplegar la infraestructura 5G en las playas metropolitanas y los polígonos industriales de actividad económica, y también invertirá en la digitalización del territorio, de la propia AMB y de los municipios. Este programa tiene un presupuesto de 134 millones de euros.

El programa metropolitano para la transición energética y digital propone diferentes proyectos en ámbitos como: la protección y la regeneración de la infraestructura verde metropolitana; la creación de un centro de innovación y producción de la madera (CLT) para la construcción sostenible y de calidad; el plan metropolitano para el fomento de la movilidad sostenible; inversiones en la electrificación de la flota y la infraestructura de autobuses; el plan metropolitano de rehabilitación de vivienda y regeneración urbana; inversiones en infraestructuras de gestión de residuos para la producción de biofertilizantes y generación de bioresiduos para los autobuses; la mejora de la red hidrológica del área metropolitana; y fomento de las energías renovables y la eficiencia energética. Este programa tiene un presupuesto de 1.128 millones de euros. Asimismo, la propuesta del AMB para el NextGenerationEU incorpora las inversiones de la empresa pública Transports Metropolitans de Barcelona para proyectos del metro y de los autobuses con un presupuesto de 1.454 millones de euros.

Es la primera vez, y quizás la última, que vayamos a disponer de unos fondos de estas  características. La coordinación entre los distintos niveles de administración será imprescindible para garantizar el éxito frente a un reto de unas dimensiones nunca antes planteado. El AMB está dispuesto y preparado para aportar su parte en este proceso de salida de la crisis y modernización de la administración, la economía y la sostenibilidad.

El AMB, a través de la red European Metropolitan Authorities (EMA)1, formada por más de cuarenta áreas metropolitanas europeas que representan a más de 75 millones de habitantes, ha impulsado una declaración en la que pone en valor el papel de los gobiernos metropolitanos durante la crisis sanitaria y ejemplifica también cómo dar respuesta a las siete prioridades emblemáticas de inversión (flagship areas)2 del Instrumento de Recuperación propuestas por la Comisión Europea. También destaca la poca participación de las áreas metropolitanas y las ciudades en el proceso de elaboración de los planes nacionales, con la excepción de países como Finlandia, Holanda, Portugal y, en cierta medida, Italia. Esta declaración se ha enviado a los máximos representantes de las instituciones comunitarias y ha sido acogida de manera positiva.

NextGenerationEU es una oportunidad única para transformar nuestras metrópolis, hacerlas más sostenibles, innovadoras y social y económicamente más cohesionadas. Si a los recursos mencionados somos capaces de agregarles recursos propios, financiación pública y privada y los acompañamos de buenos proyectos y espíritu de colaboración, tendremos la receta que necesitamos en estos momentos de excepcionalidad.

Notas:

1- Véase Autoridades Metropolitanas Europeas - Red de las principales metrópolis europeas. Accesible en línea: http://ema.amb.cat

2- Los siete proyectos propuestos por la Comisión Europea son: 1) Activación: Puesta en marcha temprana de tecnologías limpias con perspectivas de futuro y aceleración del desarrollo y el uso de energías renovables. 2) Renovación: Mejora de la eficiencia energética de los edificios públicos y privados. 3) Carga y Repostaje: Fomento de tecnologías limpias con perspectivas de futuro a fin de acelerar el uso de un transporte sostenible, accesible e inteligente, de estaciones de carga y repostaje, y la ampliación del transporte público. 4) Conexión: Despliegue rápido de servicios de banda ancha rápida en todas las regiones y hogares, incluidas las redes de fibra y 5G. 5) Modernización: Digitalización de la Administración y los servicios públicos, incluidos los sistemas judicial y sanitario. 6) Ampliación: Aumento de las capacidades industriales europeas en materia de datos en la nube y desarrollo de procesadores de máxima potencia, de última generación y sostenibles. 7) Reciclaje y Perfeccionamiento Profesionales: Adaptación de los sistemas educativos en apoyo de las competencias digitales y la educación y la formación profesional a todas las edades.