Norodom Sihanuk

Actualización: 2 mayo 2016

Camboya

Rey (1941-1955, 1993-2004) y jefe del Estado (1960-1970, 1975-1976, 1991-1993)

  • Preah Bat Samdech Preah Norodom Sihanuk Varman
  • Mandato: 24 septiembre 1993 - 7 octubre 2004
  • Nacimiento: Phnom Penh, 31 octubre 1922
  • Defunción: Beijing, China, 15 octubre 2012
Descarga

Biografía

El hijo único de los entonces príncipes Norodom Suramarit y Sisovath Monivong Kossomak Nearireath (si bien el primero tuvo después tres vástagos más, dos chicos y una chica, con otras dos esposas), recibió la formación primaria en la Escuela François Baudouin de Phnom Penh y la secundaria en el Liceo Chasseloup-Laubat de Saigón. Siendo ya rey, entre 1946 y 1948 hizo la instrucción militar en el arma de caballería en Francia en las academias de Saumur y Saint-Cyr. Cuando su abuelo materno, el rey Sisovath Monivong, falleció el 23 de abril de 1941, el Consejo de la Corona, aleccionado por las autoridades coloniales francesas (leales al Gobierno proalemán de Vichy), le designó nuevo ocupante del trono de Camboya por delante del candidato natural, el príncipe Sisovath Monireth, mayor de los vástagos del rey muerto y tío del joven, quien parecía menos maleable a los intereses franceses. A punto de cumplir los 19 años, Sihanuk fue coronado solemnemente el 28 de octubre.

En un principio, el joven rey se destacó fundamentalmente por su estilo de vida hedonista. Monarca multifacético e inteligente, afable de trato y refinado de gustos, se entregó a actividades tan diversas como el periodismo, la poesía, la música, la coreografía de jazz y la experiencia contemplativa monacal, convirtiendo la corte en palestra de sus aficiones artísticas. Pero, al mismo tiempo, mostró una pasión por la política. Tres días después de oficializarse la ocupación militar japonesa, el 12 de marzo de 1945, denunció los tratados que ligaban a Camboya con Francia y rechazó la oferta del general Charles de Gaulle, presidente del Gobierno Provisional en París, sobre una amplia autonomía que excluía los asuntos de defensa, relaciones exteriores y política económica y monetaria. Bajo presión de los japoneses, Sihanuk proclamó la independencia del Reino de Camboya.

Ante la realidad del retorno de la administración gala tras la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial, Sihanuk hubo de aceptar el marco autonómico en enero de 1946, pero en lo sucesivo no cesó de exigir la independencia sin cortapisas. Camboya la obtuvo formalmente el 8 de noviembre de 1949 como Estado Asociado dentro de la Unión Francesa, pero, mediada por un autoexilio del monarca en Tailandia desde 1952 como medida de presión al Gobierno francés, aquella no se hizo efectiva hasta el 9 de noviembre de 1953, fecha en que el samdech (título habitual de los dignatarios camboyanos que significa padre reverenciado) regresó triunfalmente a Phnom Penh. Los acuerdos de Ginebra del 21 de julio de 1954, precipitados por la derrota militar de Dien Bien Phu ante los nacionalistas vietnamitas, supusieron la retirada de Francia de toda Indochina y el 20 de diciembre del mismo año París reconoció la independencia de Camboya.

Como Vietnam y Laos, Camboya salió neutralizada de los acuerdos de Ginebra: no podía albergar tropas extranjeras ni establecer alianzas militares con otros países. El 31 de diciembre del mismo año el país recuperó su plena soberanía con la disolución de la unión económica, aduanera y monetaria de la Indochina Francesa, que como entidad dejó de existir. Sihanuk fue uno de los protagonistas de la histórica Conferencia de Bandung, en abril de 1955, y al año siguiente se unió al yugoslavo Tito, al egipcio Nasser, al indio Nehru y al indonesio Sukarno para la puesta en marcha del Movimiento de países No Alineados (organización de la que en 2001 él era el único líder original sobreviviente).

Prestigiado ante su pueblo por haber traído la independencia, Sihanuk decidió lanzarse de lleno a la política nacional con el objetivo central de salvaguardar la neutralidad del país, en una etapa marcada por la intervención de Estados Unidos, el sustituto de Francia como la potencia tutelar de la península, dentro de su estrategia global de contención del comunismo. En una inopinada maniobra y con no pocas dosis de populismo, el 3 de marzo de 1955 Sihanuk abdicó en favor de su padre Suramarit, quien se convirtió en el nuevo rey, y a continuación fundó el partido Comunidad Socialista Popular (Sangkum Reastr Niyum, SRN) que, asegurada la adhesión de diversos partidos preexistentes y de destacadas personalidades del reino, se convirtió inmediatamente en la fuerza política dominante, desplazando al Partido Democrático. La SRN obtuvo el 83% de los votos en las elecciones parlamentarias del 11 de septiembre de 1955, y en todos los comicios celebrados en los 15 años siguientes copó la casi totalidad de los escaños de la Asamblea Nacional.

El 3 de octubre de 1955, Sihanuk, reteniendo el título de príncipe, se convirtió en primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores. Anteriormente había desempeñado la jefatura del Gobierno en otras cuatro ocasiones: del 18 de marzo al 13 de agosto de 1945, del 28 de abril al 30 de mayo de 1950, del 16 de junio de 1952 al 24 de enero de 1953, y del 7 al 18 de abril de 1954. Aunque el 5 de enero de 1956 presentó la dimisión, el príncipe-político dominó la escena en los años siguientes y fungió de primer ministro en otras cinco ocasiones: del 1 al 24 de marzo de 1956; del 15 de septiembre al 15 de octubre de 1956; del 9 de abril al 7 de julio de 1957; del 10 de julio de 1958 al 19 de abril de 1960, y del 17 de noviembre de 1961 al 13 de febrero de 1962.

Cuando el rey Suramarit falleció el 3 de abril de 1960, Sihanuk prefirió continuar ajeno al trono, que como heredero le correspondía, pero sin renunciar al desempeño del poder político. A tal fin se halló la siguiente fórmula: su madre, la reina Sisovath, tomaría la titularidad de la corona y reinaría como jefa ceremonial del Estado, y él, a partir del 20 de junio, ejercería efectivamente esta función con el nombre expreso de jefe del Estado.

En los diez años siguientes Sihanuk practicó una política autoritaria, nacionalista y celosamente neutral, tarea harto complicada al estar emplazada Camboya en plena vorágine de guerras civiles protagonizadas por gobiernos prooccidentales y guerrillas comunistas, y en un escenario de la Guerra Fría especialmente caldeado donde operaban los intereses contrapuestos de Estados Unidos, China y la URSS. Sihanuk, que ya el 11 de septiembre de 1957 había conseguido que la Asamblea votara una ley proclamando la neutralidad del país, se acercó de momento a los países comunistas. Con la progresiva alarma de Estados Unidos, en agosto de 1958 estableció relaciones diplomáticas con China y luego, paralelamente a la escalada de la intervención estadounidense en la vecina Vietnam, propugnó una Indochina neutral conforme al espíritu de los acuerdos de Ginebra de 1954.

Desde comienzos de los años sesenta, el territorio camboyano constituía una base de retaguardia para el Frente de Liberación Nacional (FLN, o Viet-Cong) sudvietnamita. Sometido a fortísimas presiones, cuando no a hechos consumados, Sihanuk, en un malabarismo diplomático sumamente arriesgado, osciló entre el procomunismo y el anticomunismo: el 5 de mayo de 1965 rompió las relaciones diplomáticas con Estados Unidos (país al que había viajado en cuatro ocasiones con anterioridad, en 1953, 1958, 1960 y 1961), que acababa de iniciar la intervención directa y masiva en Vietnam, en protesta por una acción de bombardeo de aviones sudvietnamitas al otro lado de la frontera, mientras que en 1967 hizo lo propio con China.

Tras las elecciones del 11 de septiembre de 1966 hizo una concesión a la derecha nombrando primer ministro a su cabeza visible, el general Lon Nol, quien, con la anuencia del príncipe, se lanzó a una brutal campaña represiva contra la disidencia. Esto azuzó a los comunistas locales del Partido Comunista de Kampuchea (PCK) para lanzarse a la subversión armada, de manera que para 1968 Camboya se hallaba en guerra civil. En mayo de ese año Sihanuk declaró que el comunismo era el principal enemigo del país, denunció a la guerrilla del Jmer Rojo, el brazo armado encubierto del PCK, y sondeó un discreto acercamiento a Estados Unidos, quien por un tiempo se abstuvo de realizar en Camboya injerencias significativas.

En un nuevo bandazo, el 18 de enero de 1969 reconoció al FLN como el único representante legítimo de Vietnam del Sur, con la esperanza de que sus efectivos y los de su aliado, el Ejército regular norvietnamita, dejaran de utilizar el territorio camboyano para sus operaciones contra el régimen de Saigón. No obstante, la impaciencia de sectores del Ejército y del ala derechista de la SRN por la continua presencia de efectivos vietnamitas, y su temor a que el neutralismo a ultranza y los coqueteos izquierdistas de Sihanuk dejaran al país indefinidamente al margen de las inversiones estadounidenses (veían, por ejemplo, cómo Tailandia se había beneficiado económicamente por su toma de partido contra el comunismo vietnamita), cristalizaron el 18 de marzo de 1970 en el golpe de Estado del general Lon Nol, primer ministro de nuevo desde el año anterior, el cual hizo proclamar la República Jmer e inauguró un régimen de características similares al de Vietnam del Sur bajo la presidencia de Nguyen Van Thieu.

Sihanuk, que cuando el golpe se encontraba en Francia recibiendo tratamiento médico, viajó a Beijing y el 23 de marzo de 1970 creó un Frente Unido Nacional de Kampuchea (FUNK), seguido el 5 de mayo por el Gobierno Real de Unión Nacional de Kampuchea (GRUNK), compuesto a partes iguales por los sihanukistas y el Jmer Rojo, ahora unidos contra Lon Nol, el enemigo común. Reconocido de inmediato por China y Vietnam del Norte, el GRUNK contó con Sihanuk como jefe del Estado, al veterano primer ministro monárquico Penn Nouth como primer ministro y uno de los dirigentes del Jmer Rojo, Khieu Samphan, como viceprimer ministro. Cuando se produjo el histórico acercamiento entre China y Estados Unidos, el Gobierno de Beijing trasladó cortésmente a su ahora incómodo huésped a Hanoi, donde las autoridades norvietnamitas le brindaron todo su apoyo, incluida una importante ayuda militar, para recuperar el poder en Phnom Penh. Al príncipe derrocado le aguardaba allí, desde el 5 de julio de 1970, una condena a muerte en rebeldía por el delito de "alta traición".

El 17 de abril de 1975, tras cinco años de guerra civil (y diez días antes del óbito de la reina madre Sisovath en Beijing), las fuerzas del Jmer Rojo, que aportaban la parte del león del FUNK y con la inestimable ayuda de varias divisiones norvietnamitas, tomaron la capital, y el 9 de septiembre Sihanuk retornó al país para ejercer in situ jefatura del Estado, que nominalmente volvía a ser un reino. Ahora bien, desde el primer momento se observó que el príncipe no era más que un rehén de sus incómodos compañeros de viaje, que desde el Gobierno se aprestaron a tomar todo el poder y a implantar una dictadura terriblemente fanática y brutal, una extraña mezcla de estalinismo, nacionalismo xenófobo antivietnamita y maoísmo ultrarradical. El supremo dirigente de los Jmeres Rojos era el enigmático y esquivo secretario general del PCK, Pol Pot.

El 5 de enero de 1976 los Jmeres Rojos proclamaron la forma republicana del Estado, que pasó a denominarse Kampuchea Democrática, y el 11 de abril desposeyeron de la jefatura del mismo a Sihanuk en beneficio de Khieu Samphan. El primer ministro, Penn Nouth, fue reemplazado también, por Pol Pot, y el príncipe quedó confinado junto con su familia y un reducido séquito en un palacio a orillas del río Bassac. Le acompañaban su sexta esposa desde el 12 de abril de 1952, Paule Monique Izzi, hija de un banquero francés y de una camboyana, y nieta por vía materna de la esposa de un príncipe real, que tras la restauración de su esposo en el trono en 1993 iba a adoptar el nombre de Monineath y recibir la dignidad de reina. También, los dos hijos tenidos con ella, los príncipes Norodom Sihamoni y Norodom Narindrapong.

Durante dos años Sihanuk fue testigo mudo e impotente del genocidio practicado por sus captores con el pueblo camboyano. El FUNK desapareció y la cúpula del PCK, hasta 1977 enmascarada tras la misteriosa Angkar Loeu u Organización Suprema, se arrogó poderes omnímodos sobre la vida o la muerte de la población. La falta de noticias sobre el paradero y la situación del príncipe alimentaron en el extranjero las especulaciones sobre su ejecución por los Jmeres Rojos. En septiembre de 1978 los Jmeres Rojos permitieron a Sihanuk participar en un acto público en la capital, con motivo del aniversario de la fundación del PCK. Cuando el 7 de enero de 1979 el régimen polpotista fue a su vez derrocado por el Ejército vietnamita y una fuerza opositora de invasión en parte integrada por jmeres rojos renegados, quienes proclamaron la República Popular de Kampuchea, Sihanuk empezó otro exilio exterior que, como en la etapa de 1970-1975, compartió con los Jmeres Rojos. Lo repartió entre Beijing, su suntuosa villa en la localidad francesa de Mougins y Pyongyang, la capital norcoreana, donde el dictador comunista Kim Il Sung, al igual que las autoridades chinas, le acogió espléndidamente.

Puesto al frente de la denominada Resistencia Nacional Camboyana, el 22 de junio de 1982 Sihanuk formó en Kuala Lumpur, Malasia el Gobierno de Coalición de Kampuchea Democrática (GCKD), integrado por su partido fundado el 21 de marzo del año anterior, el Frente Unido Nacional para una Camboya Independiente, Neutral, Pacífica y Cooperativa (FUNCINPEC), el Partido de Kampuchea Democrática (PKD) de Khieu Samphan -el ala política de los Jmeres Rojos y sucesor del PCK- y una tercera fuerza opositora al régimen de Phnom Penh, el budista Frente de Liberación Nacional del Pueblo Jmer (FLNPK), dirigido por el ex primer ministro monárquico Son Sann. El GCKD coordinó el triple frente de lucha guerrillera (los seguidores del príncipe combatían como Ejército Nacional Sihanukista, ENS) contra el Ejército camboyano y su aliado, el Ejército vietnamita de ocupación, en lo que recibió el apoyo de China, Estados Unidos, Tailandia y los demás estados de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Con retrospectiva, ahora podía decirse que la estrategia de Estados Unidos de acoso y derribo de Sihanuk en los años sesenta y setenta había sido funesta para los intereses de la superpotencia americana porque aceleró el derrumbe de las fuerzas anticomunistas en toda Indochina y propició el triunfo militar de los Jmeres Rojos en 1975, con espantosas consecuencias para los camboyanos. Irónicamente, ahora Washington se aprestaba a sostener al príncipe por constituir una alternativa al régimen provietnamita y prosoviético de Phnom Penh.

El nuevo clima de distensión en las relaciones internacionales, facilitado por la perestroika de Mijaíl Gorbachov, hizo posible un primer encuentro entre Sihanuk y el primer ministro camboyano, Hun Sen, en Francia del 2 al 4 de diciembre de 1987, con vistas a iniciar negociaciones de paz. El 30 de enero de 1988, días después de celebrarse una segunda ronda de conversaciones que no arrojó resultados concretos, Sihanuk, inesperadamente, comunicó su dimisión "irrevocable" como presidente del GCKD en protesta por la, en su opinión, desobediencia de su primer ministro, Son Sann, pero el 29 de febrero revocó la decisión. Los observadores valoraron la maniobra de Sihanuk como una espantada más, de las muchas que había realizado en el pasado, con el objeto de aunar apoyos en torno a su persona.

El proceso de paz se reveló arduo. En agosto de 1989 terminó en fracaso una nueva ronda de conversaciones, si bien el 26 de septiembre el último contingente vietnamita abandonó Camboya. El 24 de enero de 1990 Sihanuk dimitió como presidente del GCKD al poco de que lo hiciera como presidente del FUNCINPEC, y el 3 de febrero se puso al frente del nuevo Gobierno Nacional de Camboya (GNC); el 10 de septiembre del mismo año las cuatro partes implicadas acordaron la creación de un órgano multipartito, el Consejo Nacional Supremo (CNS), integrado por seis representantes del GNC (dos de cada partido opositor) y seis del Estado de Camboya, y para cuya presidencia fue elegido Sihanuk; el 1 de mayo de 1991 se declaró un alto el fuego general, y el 23 de octubre siguiente Sihanuk, Hun Sen y los demás dirigentes firmaron el acuerdo final de paz en París.

Desde ese momento, Camboya, que retornó al estatus de neutralidad, quedó bajo tutela de la ONU hasta la celebración de elecciones democráticas. Para esta etapa de transición, Sihanuk, con su singular peripecia personal y su prestigio como padre de la independencia y luchador por la paz del país, se alzó como la única figura que podía conducir, ya por encima de los partidos, la reconciliación nacional y catalizar las esperanzas de todo un pueblo que no había conocido un día de paz en más de dos décadas. El 14 de noviembre de 1991, como ya sucediera hacía justo 37 años, Sihanuk entró en olor de multitudes en la capital tras 13 años en el exilio. Desde el mismo 23 de octubre Sihanuk retornó a la dirección del país en tanto que presidente del CNS y desde el 20 de noviembre ejerció esta función con su antiguo título, sin más precisiones, de jefe del Estado.

Entre el 23 y el 28 de mayo de 1993 tuvieron lugar las elecciones que fueron ganadas por el FUNCINPEC con una mayoría simple del 45% de los votos y 58 de los 120 escaños de la nueva Asamblea Nacional, y el 2 de julio constituyó un Gobierno de coalición con el Partido del Pueblo Camboyano (KPK), exponente del régimen existente entre 1979 y 1991, y el Partido Democrático Liberal Budista (KPSNPP) de Son Sann. Entre medio había ocurrido una grave crisis por la inicial negativa del KPK a reconocer los resultados, lo que llevó a la Asamblea electa a conceder a Sihanuk plenos poderes hasta la constitución del ejecutivo. Junto con Hun Sen, figuró como coprimer ministro el príncipe Norodom Ranariddh, segundo hijo mayor de Sihanuk (tenido con la primera de sus esposas, Phat Kanhol, de la que se divorció antes de fallecer en 1969), quien era el antiguo comandante del ANS y el sucesor en el liderazgo del FUNCINPEC tras la asunción por aquel del CNS en 1991. El 24 de septiembre, de acuerdo con la Constitución monárquica y democrática redactada por la Asamblea, Sihanuk fue coronado rey de Camboya, recuperando así la condición a la que voluntariamente había renunciado 38 años antes.

Desde entonces Sihanuk ha ejercido como un monarca constitucional a la occidental, símbolo de la nación pero carente de poder efectivo. Sus intentos de influir en la agitada política interna como un monarca arbitral y apaciguador de las disputas partidistas -como, por ejemplo, su homólogo en Tailandia, Bhumibol Adulyadej- han tropezado, no obstante, con grandes limitaciones. Por un lado, afrontó la disidencia del Jmer Rojo, que, luego de desoír su oferta de integrarse en el Gobierno de coalición a condición de que descabalgara a Pol Pot como jefe, se retiró del proceso de paz y reanudó la lucha armada en febrero de 1993. Sihanuk rompió definitivamente con sus antiguos aliados, a los que calificó de "criminales", y pidió su arresto y procesamiento.

El Jmer Rojo, minado por las deserciones y muy debilitado por las sucesivas ofensivas militares, aceleró su descomposición cuando en junio de 1997 Pol Pot fue destituido y arrestado por sus propios hombres. Cuando en abril de 1998 se anunció su fallecimiento en la jungla tailandesa, Sihanuk se congratuló por la noticia, que consideró positiva para la pacificación del país. Por otro lado, intentó mediar entre el FUNCINPEC y el KPK después de que Hun Sen diera un golpe de mano cruento el 6 julio de 1997 y expulsara del poder a Ranariddh, que desde el 21 de septiembre de 1993 venía gobernando como primer primer ministro. Las gestiones del rey, recibiendo personalmente a las partes enfrentadas en su palacio de Siem Reap, fueron instrumentales para que Hun Sen, en todo momento el hombre fuerte del país a pesar de su condición de segundo primer ministro, accediera a seguir compartiendo el poder con el partido de Ranariddh, uno de cuyos miembros, Ung Huot, fue nombrado para el puesto vacante.

Luego, en septiembre de 1998, el monarca intervino para poner fin a los graves disturbios que siguieron a las segundas elecciones legislativas del 26 de julio, que habían dado la mayoría absoluta al KPK, facilitando la formación en noviembre de un nuevo Gobierno de coalición, esta vez presidido por Hun Sen en solitario. Los dos hijos más conocidos de Sihanuk, que figuran entre los ocho supervivientes de los 14 vástagos reconocidos, hombres y mujeres, tenidos con cinco de sus seis esposas -cinco los cuales, por cierto, fueron asesinados por el Jmer Rojo en 1975 y 1976, al igual que una de las esposas, la quinta, Manivan Phanivong, de origen laosiano, y varios nietos-, sufrieron en estos años similares vicisitudes. El general Norodom Chakrapong, hijo tenido con la segunda esposa, la princesa Bangsangamuni, viceprimer ministro de 1992 a 1993 y jerifalte del KPK tras haber roto con el FUNCINPEC, tuvo que escapar a Francia el 3 de julio de 1994 al fracasar un complot contra Hun Sen; en octubre del mismo año, un tribunal militar le condenó a 20 años de prisión.

En cuanto al hermanastro mayor del anterior, Ranariddh, tuvo que marcharse a Francia también cuando se produjo el golpe del que teóricamente era su subalterno en 1997, lo que tal vez le salvó la vida; acusado por Hun Sen de lanzarse a la subversión armada junto con los restos del Jmer Rojo y condenado por un tribunal a un total de 35 años de prisión por sendos delitos de sedición y de tráfico de armas, el 21 de marzo de 1998, días después de emitirse las sentencias, su padre le concedió el indulto real, pudiendo, el día 30, regresar al país. Como parte de la transacción poselectoral, el 25 de noviembre fue elegido presidente de la Asamblea Nacional.

El 31 de octubre de 1999 Sihanuk, que en aquel momento era el dirigente mundial que, si se excluyen sus prolongadas cesantías, más tiempo llevaba dirigiendo los destinos de un país, celebró su 77 cumpleaños en un momento de persistencia de las tensiones políticas y del marasmo económico. En los últimos tiempos, mientras su salud se deteriora progresivamente, ha apelado a sus compatriotas a abrazar los principios liberales y democráticos y ha expresado su pesimismo por la misma existencia en el nuevo siglo de un país en el que proliferan "los ladrones, los gángsteres y los asesinos". Asimismo, en un acto de contrición, ha publicado sus disculpas por la parte de responsabilidad que tuviera en la sucesión de calamidades que han afligido a Camboya en las últimas décadas, asegurando que pecó de un "exceso de confianza" y que erró al pretender "conocer todas las respuestas" en su etapa de gobernante anterior a 1970.

El 23 de enero de 1999 regresó de otra de sus numerosas estancias, esta de dos meses, en Beijing para recibir tratamiento de sus múltiples dolencias, que incluyen las cataratas, la diabetes y un cáncer de colon (diagnosticado en octubre de 1993, le mantuvo hospitalizado en Beijing hasta el 8 de abril de 1994, y de nuevo desde mayo siguiente hasta enero de 1995), y el 11 de septiembre siguiente anunció en un discurso televisado que su salud estaba fallando, haciendo una cruda pero sincera enumeración de sus incapacidades.

Como los principales aspirantes a la sucesión aparecen Ranariddh (que, tanto en lo físico como en lo personal, recuerda mucho a su padre) y el hermanastro de Sihanuk, el príncipe Norodom Sirivudh, 29 años más joven que él. Ministro de Exteriores en 1993-1994 y secretario general del FUNCINPEC, Sirivudh estuvo también implicado, según el tribunal que le juzgó, en la conspiración dirigida por su sobrino contra Hun Sen en julio de 1994, por lo que en diciembre de 1995 fue enviado al exilio francés y dos meses después fue condenado en rebeldía a diez años de cárcel, si bien en enero de 1999, beneficiado por una amnistía de su hermano (la misma medida de gracia afectó a Chakrapong), retornó para servirle en calidad de consejero real.

No obstante, Hun Sen, según los observadores locales, preferiría al príncipe Sihamoni, un bailarín de ballet que vive en París y que nunca ha estado metido en política. Esta candidatura se presenta factible toda vez que el Consejo del Trono Real, institución de nueve miembros que legalmente es la encargada de escoger al sucesor, está dominada por los partidarios de primer ministro, siendo él uno de los integrantes. El monarca, que parece haber descartado la opción de Ranariddh, mantenida durante años, debido a su marcado perfil político, ha mencionada en alguna ocasión como su sucesor a Monineath, la última de sus esposas y que le ha acompañado en todos sus avatares en las últimas cinco décadas. Esta posibilidad está vetada por la Constitución, a menos que los partidos políticos lleguen a un consenso y voten la correspondiente enmienda al texto legal, que precisa de una mayoría de dos tercios, en la Asamblea.

Cualquiera que sea el caso, la indefinición de un heredero al trono indica la debilidad de la institución monárquica en Camboya y los riesgos de ser instrumentada por los partidos políticos. Para algunos observadores, la desaparición de Sihanuk, único personaje capaz de suscitar la respetabilidad general, podría conducir a la restauración del sistema republicano.

Sihanuk es doctor honoris causa por la Universidad de Aix-Marsella (1989)y ha escrito los libros autobiográficos Mi guerra contra la CIA (1973), Guerra y esperanza (1980), Recuerdos dulces y amargos (1981) y Prisionero de los Jmeres Rojos (1986).

(Cobertura informativa hasta 10/7/2001)