Jocelerme Privert

© UN Photo/Cia Pak

© UN Photo/Cia Pak

Actualización: 9 febrero 2017

Haití

Presidente provisional de la República (2016-2017)

  • Mandato: 14 febrero 2016 - 7 febrero 2017
  • Nacimiento: Petit-Trou-de-Nippes, departamento Nippes, 1 febrero 1953
  • Partido político: Inite
  • Profesión: Contable
Descarga

Presentación

El senador Jocelerme Privert fue elegido por la Asamblea Nacional de Haití presidente provisional de la República el 14 de febrero de 2016, cubriendo un vacío de poder y al cabo de una crisis poselectoral que puso una guinda turbulenta a la decepcionante presidencia de Michel Martelly, elegido en los también polémicos comicios de 2010-2011. Servidor público ligado a las administraciones de Jean-Bertrand Aristide y René Préval, encarcelado tras el derrocamiento del primero en la rebelión de 2004 y miembro del partido socialdemócrata, Inite, del que es líder el segundo, Privert tiene 120 días de plazo para organizar la pendiente segunda vuelta de las elecciones presidenciales de octubre. En la misma deberán verse las caras el aspirante del oficialismo saliente, Jovenel Moïse, y el opositor Jude Célestin, cuyas denuncias de fraude cometido en su contra en la primera vuelta activaron una furiosa protesta callejera; si todo va bien, Privert deberá entregar el testigo al ganador del balotaje de abril el 14 de mayo.

Apoyándose en el Gobierno transitorio que encabeza el nuevo primer ministro, Fritz Jean, Privert, cuya especialidad profesional es la contabilidad, habrá de demostrar sus capacidades como dirigente puente del período interino, aportando sosiego y expectativas a un Estado donde no consiguen arraigar ni la estabilidad política ni la normalidad democrática, a tenor de las sucesivas trifulcas electorales y parálisis institucionales. El reciente disturbio político, desarrollado en un escenario de partidos muy fragmentado, ha convulsionado a Haití cuando el país, el más pobre de América y crónicamente urgido de fondos, sigue sin recuperarse del catastrófico terremoto de 2010 (60.000 damnificados que perdieron sus casas continúan viviendo en precarias tiendas de campaña a la espera de un realojamiento que no llega, y Privert no dispone de una residencia oficial, pues el viejo Palacio Nacional, derrumbado por el seísmo, tuvo que ser demolido en 2012). En suma, la castigada nación caribeña lucha por conseguir su reconstrucción en todos los planos: el económico, el social, el político y el institucional.


(Texto actualizado hasta marzo 2016)

Biografía



1. Servidor gubernamental de los presidentes Aristide y Préval

El presidente interino elegido por el Parlamento de Haití en 2016 para salir del bloqueo político causado por las caóticas elecciones de 2015 en la nación caribeña es un servidor institucional de amplia experiencia cuya carrera en las estructuras del Estado se remonta a los años de la dictadura duvalierista. De extracción social humilde y oriundo de la región occidental del país, en 1976, con 22 años, terminó el bachillerato en el liceo Alexandre Pétion de Puerto Príncipe y posteriormente, tras una tentativa fallida de matricularse en la Facultad de Agronomía y Medicina Veterinaria, pudo sacarse un diploma en Contabilidad en otro centro de la Universidad Estatal de Haití (UEH), el Instituto Nacional de Administración, Gestión y Altos Estudios Internacionales (INAGHEI).

En 1979 consiguió una plaza de funcionario en la Dirección General de Impuestos (DGI) del Ministerio de Economía y Finanzas, donde empezó fungiendo de inspector de contabilidad. En las dos décadas que siguieron, saturadas de convulsiones políticas y cambios, en su mayoría violentos, de Gobierno, Privert fue escalando posiciones en la DGI y adquiriendo un conocimiento experto de la administración tributaria, hasta convertirse en el jefe de la entidad en agosto de 1995, durante el segundo ejercicio presidencial de Jean-Bertrand Aristide, del que era partidario. Las reseñas biográficas del estadista recuerdan que su nombramiento como director general de Impuestos fue contestada por sus subalternos funcionarios con una huelga, y que otra protesta laboral de empleados del Ministerio forzó su relevo en junio de 1999, cuando el Gobierno lo conducía Jacques-Édouard Alexis y el presidente era René Préval, sucesor de Aristide.

En marzo de 2001, con el retorno del ex sacerdote salesiano al poder, Privert fue recuperado para las tareas gubernamentales desde el puesto de secretario de Estado de Finanzas en el Gabinete de Jean-Marie Chérestal. Justo un año después, al recibir el testigo de primer ministro Yvon Neptune, Aristide le confió la cartera de Interior y Colectividades Territoriales, un puesto de alto calado que junto con el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública desempeñaba las tareas del control del orden público y la vigilancia del territorio, luego de la abolición del Ejército nacional y el Ministerio de Defensa en 1995. Este cometido tocó drásticamente a su fin en marzo de 2004 de resultas del derrocamiento de Aristide por una revuelta de opositores armados y la disolución del Gabinete Neptune, a los que sucedieron respectivamente y con carácter provisional Boniface Alexandre y Gérard Latortue.

El 4 de abril, mientras en su anterior despacho de ministro del Interior se sentaba el antiguo comandante de las Fuerzas Armadas Hérard Abraham, Privert fue detenido en su domicilio de la capital por orden del Gobierno de transición acusado de estar involucrado en una masacre, cometida en febrero, de rebeldes antiaristidianos en la ciudad costera de Saint-Marc, al norte de Puerto Príncipe. Metido en la Penitenciaría Nacional sin hábeas corpus, celda con celda con Neptune y a la espera de un juicio que nunca se produjo, Privert, quien calificó su encarcelamiento de "cacería política", no recobró la libertad sin cargos hasta junio de 2006, después de realizar una huelga de hambre en protesta por las deplorables condiciones de la prisión y nada más regresar Préval a la Presidencia de la República como resultado de las elecciones celebradas en febrero. En septiembre del mismo año Préval le reclutó para su servicio como consultor y en 2008 vio vetada por el Consejo Electoral su candidatura al Senado. Por otros dos años más continuó vinculado al Ejecutivo como asesor de Préval, hasta que en las elecciones generales del 28 de noviembre de 2010, que llevaron a la Presidencia al cantante Michel Martelly al cabo de una segunda vuelta envuelta de controversia, consiguió por fin el escaño de senador por su departamento natal, Nippes, del cual tomó posesión el 26 de abril de 2011.


2. Presidente provisional de Haití en 2016

Privert debutó en la condición de legislador de Inite (Unidad, en el idioma créole), el partido de corte socialdemócrata puesto en marcha por Préval a partir de su anterior plataforma, el Fwon Lespwa (Frente de la Esperanza), y en la oposición al Ejecutivo de Martelly. En el Senado, que, debido a la pertinaz parálisis política, en buena medida provocada por las maniobras obstruccionistas de una parte de los senadores en relación con la normativa electoral, no pudo renovar en las urnas un tercio de su composición y para el cual la legislatura expiró en enero de 2015 al igual que para la Cámara de Diputados, Privert pasó a presidir el Comité de Economía y Finanzas. En marzo de 2015, tras muchos meses de retraso, el Consejo Electoral Provisional (CEP) anunció que las elecciones a dos tercios del Senado y a la totalidad de la Cámara baja serían el 9 de agosto, mientras que las presidenciales tendrían lugar el 25 de octubre, a la vez que las municipales, con una segunda vuelta el 27 de diciembre de ser preciso. En agosto tuvieron efectivamente los comicios legislativos, pero en 22 de las 119 circunscripciones del país el proceso tuvo que ser cancelado por fallos de organización y diversas irregularidades.

Las elecciones generales (presidenciales, municipales y legislativas, correspondientes estas últimas a la segunda vuelta de las votaciones de agosto y a la primera vuelta en el caso de las 22 circunscripciones afectadas por la mencionada cancelación) del 25 de octubre de 2015, a pesar de su desarrollo esencialmente pacífico, pusieron un colofón caótico a una Administración, la de Martelly, que decepcionó las esperanzas, alentadas por sus promesas electorales en 2010, de reconstrucción nacional tras el terrible terremoto de 2010, socorro social, fortalecimiento de las instituciones y estabilidad política, todo ello en el país más pobre de América. Tras cerrarse los colegios electorales, multitud de observadores locales y representantes de la oposición política denunciaron fraudes generalizados en favor del candidato próximo a Martelly -quien por prohibición constitucional no aspiraba a la reelección-, el empresario bananero Jovenel Moïse, del Partido Haitiano Tèt Kale (PHTK), una formación puesta en marcha en 2012 por personas del oficialismo a modo de sustituta de la desvanecida Repons Peyizan, la plataforma en que se había apoyado la candidatura presidencial de Martelly en 2010.

En noviembre, el avance de los resultados del escrutinio por el CEP que situaban a Moïse en cabeza con el 32% de los votos echó a las calles de Puerto Príncipe a los airados seguidores del candidato opositor más adelantado, Jude Célestin, hombre ligado al ex presidente Préval, procedente de Inite, luego colega de Privert, así como postulante presidencial frustrado en la edición 2010, quien ahora concurría en hombre de su propia agrupación, la Liga Alternativa para el Progreso y la Emancipación Haitianos (LAPEH). Célestin no reconoció el 25% de los sufragios que le otorgaba el CEP y que provisionalmente le facultaban para disputar con Moïse la segunda vuelta del 27 de diciembre. La protesta ganó ímpetu al incorporarse a la misma la Plataforma Pitit Desalin y la Fanmi Lavalas del ex presidente Aristide, cuyos candidatos, Jean-Charles Moïse y Maryse Narcisse, habían quedado apartados de la contienda al adjudicarles el CEP el tercer y el cuarto lugar. Célestin se erigió en el líder del llamado Grupo de los Ocho.

El 21 de diciembre, visto el panorama, el CEP anunció que posponía sine díe la segunda vuelta presidencial prevista para seis días después, y con ella la segunda vuelta de las legislativas en 22 circunscripciones. Según el organismo, la convocatoria de la segunda vuelta se haría a la luz de las conclusiones de la comisión especial de cinco miembros creada por decreto por Martelly para evaluar el proceso electoral puesto en la picota. El primer día de 2016 Martelly tomó la voz de nuevo para poner fecha al balotaje presidencial: el nombre de su sucesor se dirimiría el 17 de enero. Cinco días después, siguiendo la recomendación del CEP, el mandatario saliente se corregía a sí mismo decretando que la nueva cita con las urnas fuera el 24 de enero. Esta sucesión de movimientos no aplacó la furia del Grupo de los Ocho. El 22 de enero, ante el riesgo de que Haití se sumergiera en un estado de violencia generalizado, el CEP, en su enésima contramarcha, comunicó otra vez la postergación sin fecha de la segunda vuelta "por razones de seguridad".

Llegada la situación a este punto, la perspectiva de la creación de un peligroso vacío de poder a partir del 7 de febrero, día en que expiraba el mandato de Martelly al frente del Ejecutivo, obligó a los principales responsables institucionales a negociar con urgencia una solución política provisional para la crisis. Los máximos interlocutores fueron el propio Martelly, el nuevo presidente de la Cámara de Diputados, Cholzer Chancy, y Privert, elegido por sus colegas senadores el 14 de enero para presidir la Cámara alta en sucesión de Andris Riché. Las conversaciones Martelly-Privert-Chancy desembocaron en un pacto in extremis para la instalación de un Gobierno de transición y la elección parlamentaria de un presidente provisional de la República con un mandato de cuatro meses: Moïse y Célestin librarían su duelo democrático pendiente el 24 de abril y, si no surgían complicaciones ulteriores, el nuevo presidente constitucional de Haití tomaría posesión el 14 de mayo. Por de pronto, Célestin no estaba nada satisfecho con este punto y aparte puesto a la crisis, y retomó su amenaza de boicotear el balotaje.

A las pocas horas de este acuerdo, el 7 de febrero, Martelly se despidió de la Presidencia y sus funciones como jefe del Estado recayeron en el primer ministro, Evans Paul, cuya dimisión anunciada cinco días atrás quedó en suspenso. La persona escogida para presidente provisional de la República durante la interinidad de 120 días fue Privert, que el 14 de febrero fue investido por la Cámara de Diputados y el Senado reunidos en sesión conjunta como Asamblea Nacional. Privert se impuso en una segunda ronda de votaciones a su principal competidor, Edgard Leblanc Fils, por 77 votos contra 33. El 25 de febrero Privert, de acuerdo con sus prerrogativas, nombró primer ministro del Gobierno de transición al politólogo y economista independiente Fritz Jean. La designación de Jean, seleccionado por el presidente de una lista de seis candidatos, siendo los otros cinco Edgard Leblanc Fils, la ex candidata presidencial Mirlande Manigat, Jacques Sampeur, Joanas Gay y Simon Dieuseul Desra, concitó el rechazo de Jovenel Moïse y el PHTK, que acusaron a Privert de violar el acuerdo del 6 de febrero.

Jocelerme Privert está casado con Ginette Michaud y es padre de tres hijos. El dirigente es miembro fundador de la Orden de Contables Profesionales de Haití (OCPAH), la Asociación Interamericana de Contabilidad (AIC) y la Asociación Haitiana de Economistas (AHE).

(Cobertura informativa hasta 1/3/2016)

Más información

Parlamento de Haití

Jocelerme Privert en Facebook

Jocelerme Privert en YouTube