Comunidades asiáticas en España: movilidad transnacional en un territorio de frontera

Fecha de publicación:
12/2010
Autor:
Joaquín Beltrán Antolín
Descarga

España, país que forma parte de la Unión Europea, se ha convertido en una nueva localización para el transnacionalismo asiático, en un nuevo territorio para explorar, en un horizonte a descubrir, en una frontera a tras-pasar. La economía española es un sector atractivo para la inversión e iniciativas empresariales asiáticas, y a ella llegan proyectos ya experimentados en otros lugares o se inician otros nuevos adaptados a las especiales circunstancias locales. Se han formado unas diásporas que pueden encuadrarse, a muy grandes rasgos, en tres tipos: la diáspora comercial, el transnacionalismo de élite y "el transnacionalismo desde abajo"; tres modelos de transnacionalismo que en España han dado muestras de una gran adaptabilidad y una elevada integración en la vida social y económica del país de acogida. Pero, en paralelo, se han desencadenado procesos inevitables de competencia económica que, a veces, han dado lugar a episodios violentos de racismo y xenofobia. El desembarco asiático en un territorio de frontera como es España para sus diásporas, junto al dinamismo económico y empresarial que lo acompaña, impulsan tanto al crecimiento de la riqueza como a la internacionalización de la economía nacional. El transnacionalismo asiático, en el contexto español, debe entenderse como multinodal y no exclusivamente binacional (origen y destino), pues los vínculos mantenidos activamente por los actores-agentes del transnacionalismo incluyen a diferentes comunidades de emigrantes asiáticos repartidas por todo el mundo, además de origen. España es una localización más, un paso más del tras-paso que el transnacionalismo asiático conlleva; en definitiva, un territorio de frontera todavía lleno de oportunidades para explorar.