10 Preguntas clave para entender el TTIP

¿Qué es el TTIP?

La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI) o más conocido por sus siglas en inglés TTIP, es un acuerdo comercial bilateral que se esta negociando entre la Unión Europea y los Estados Unidos. El objetivo de este acuerdo es la creación de un área de libre comercio entre las dos zonas para facilitar el comercio de bienes y servicios y favorecer las inversiones entre los EEUU y la UE. 

¿A quién implica?

En el perfil más macro, los dos principales actores son los Estados Unidos y la Unión Europea, pero el acuerdo tendrá repercusión mundial si se da el visto bueno debido a la magnitud de sus economías y políticas. Por otra parte, pese que el acuerdo parece que solo beneficiaría a los que lo firman, algunos estudios afirman que el hipotético efecto de harmonización de las normas y el incremento del comercio pude beneficiar a algunos terceros países cercanos y al comercio interior de la UE. Esto ha suscitado controversia ya que hay sectores críticos afirman que ese comercio ganado con EEUU viene en deterioramiento del comercio intrarregional europeo por el desvió del comercio. 

Desde una visión micro, las empresas pueden ver afectado su competitividad y los estándares de producción, los ciudadanos tendrán acceso a un nuevo mercado pero en un escenario que ahora no se puede determinar por la falta de información y los Estados pueden perder soberanía en beneficio de los inversores si la cláusula ISDS (Investor State Dispute Settlement) se ve reflejada en el acuerdo con el fin de crear más inversión y competitividad.

¿Qué forma tendrá el acuerdo?

El acuerdo tendrá 24 capítulos agrupados en 3 bloques según han acordado en las negociaciones. El primer bloque será sobre el acceso al mercado que contará con 4 capítulos: comercio de bienes y derechos de aduana, servicios, contratación pública y normas de origen. El segundo bloque es acerca la cooperación reglamentaria divido en: coherencia reglamentaria, obstáculos técnicos al comercio, seguridad alimentaria y seguridad animal y vegetal, productos químicos, cosméticos, ingeniería, productos sanitarios, tecnologías de la información y comunicación, productos farmacéuticos, productos textiles y vehículos. Por finalizar el tercer bloque es sobre las normas: desarrollo sostenible y acción sobre el clima, energía y materias primas, aduanas y facilitación del comercio, pequeñas y medianas empresas, protección de las inversiones y solución de diferencias entre inversores y Estados, competencia, derechos de propiedad intelectual e indicaciones geográficas y solución de diferencia entre administraciones. 

¿Qué problemas hay?

 

El principal problema y que origina todos los demás, es el temor por parte de la población a que suponga una violación de los estándares de vida europeos mediante una disminución de las barreras no arancelarias y regulaciones proteccionistas. 

Pese a que la Comisión, el órgano negociador europeo, ha negado la eliminación de esas normas, el miedo esta presente en la ciudadanía por la posible actitud a la baja en la aceptación de las negociaciones y la desconfianza en el comercio como motor de crecimiento real.

¿Qué significa las siglas SPS y TBT?

Son las principales barreras no arancelarias que se están negociando en el TTIP. Las SPS (sanitary and phytosanitary measures), son aquellas que buscan salvaguardar la salud y seguridad de las personas y las TBT(technical barriers to trade) son las barreras hechas mediante reglamentos técnicos, normas y procedimientos de prueba y certificación que levanten obstáculos al libre comercio. 

¿Qué es el ISDS?

La cláusula ISDS es un instrumento de derecho público de resolución de conflictos entre un inversor extranjero y un Estado para iniciar un procedimiento de arbitraje. Esto implica que un Estado pueda ser demandado si el inversor considera que una nueva ley afecta sus intereses presentes o futuros en tribunales de arbitraje internacionales y el Estado haya de compensar al inversor o retirar la ley en caso de que sea favorable al demandante. 

Pese a que la ISDS es utilizada a menudo en las relaciones económicas internacionales, el uso que se le quiere dar en este caso es ambiguo, ya que su cometido es para garantizar la seguridad a los inversores en países inestables políticamente y no es el caso de Estados Unidos y la UE. Esto puede dejar en entredicho la justicia pública y se ve cómo una pérdida de soberanía de los Estados viéndolo como una privatización de la justicia por los opositores al tratado.

¿Transparencia?

La batalla para la transparencia ha suscitando un gran revuelo en la opinión pública por la impaciencia en cómo será el acuerdo. Desde la Comisión Europea se dice que ha de haber un grado de confidencialidad, de lo contrario sería como enseñar a otro jugador las cartas que uno tiene, pero muchos ciudadanos se sienten desinformados y no se sabe que realmente se esta negociando. Aún así el esfuerzo de la Comisión parece que se este notando y la información esta aumentando, que sea suficiente o no, es otra cosa.

¿Quiénes son los principales actores?

 

Los principales actores del acuerdo son Michael B. Froman, representante de comercio americano y Cecila Malstöm como comisaria de comercio europea. Los líderes de la negociación son Dan Mullaney (EEUU) e Ignacio Garcia Bercero (UE). En segundo lugar el Congreso y Senado americano será el encargado de aprobar una vez este hecho el acuerdo y el Parlamento Europeo, el Consejo y los diferentes Parlamentos nacionales tendrán la misma tarea en la UE. 

¿Cuáles son los siguientes pasos en el acuerdo?

 

En caso de acuerdo, concluidas las negociaciones por parte de la Comisión, ésta ha de presentar la propuesta al Consejo que deberá aprobar por unanimidad. Aceptado por el Consejo, el Parlamento Europeo y posteriormente los Parlamentos nacionales lo han de ratificar. El proceso nacional puede variar según el país. 

Por parte americana, la administración Obama lleva las negociaciones mediante el representante de comercio, pero el acuerdo deberá ser aprobado por el Congreso y el Senado de Estados Unidos.

 

¿Qué opinan nuestros políticos?

El debate político no ha alcanzado aún su punto más álgido por la falta de información dada a nivel nacional y que alcanzará cuando se tenga el acuerdo acabado, pero ya ha habido acercamientos favorables en la aceptación de las negociaciones; PP, PSOE, CIU, C’s y UPyD han mostrado sus posiciones a favor del Acuerdo, pero con desconfianza sobre algunos temas, sobre todo por los tres principales problemas indicados más arriba y en el sentido que las negociaciones pueden tomar. Por otro lado, IU hizo una moción para que el Gobierno rechazara el actual proyecto del TTIP y en Bruselas, Izquierda Plural y Podemos también ha mostrado fuertemente su desacuerdo. 

Hay un gran debate en cómo se ha de involucrar a la ciudadanía en la ratificación el tratado una vez llegue al Congreso de los diputados.

 

Otros contenidos del Dossier TTIP

. Cronología

. Análisis

. Recursos

. ¿Qué piensa CIDOB?