CIDOB presenta la última edición del Anuario de la Inmigración en España en el Congreso de los Diputados

MIGRACIONES - 28/11/2014

El pasado miércoles 26 de noviembre, Joaquín Arango, David Moya y Elena Sánchez-Montijano directores del Anuario de la inmigración en España presentaron su edición 2104 “Inmigración y emigración: mitos y realidades” ante la Mesa y los Portavoces de la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados.

Descripción

El pasado miércoles 26 de noviembre, Joaquín Arango, David Moya y Elena Sánchez-Montijano directores del Anuario de la inmigración en España presentaron su edición 2104 Inmigración y emigración: mitos y realidadesante la Mesa y los Portavoces de la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados.

El acto fue presidido por José Eugenio Azpiroz, presidente de la Comisión de Empleo y Seguridad Social y contó con la participación de los diputados Carmen Navarro, portavoz del Grupo Popular en materia de inmigración, Carles Campuzano, de Convergència i Unió, Esperança Esteve, del Grupo Socialista e Ildefonso Martin, todos ellos acompañados per letrado de la Comisión Ignacio Gutiérrez.

Durante el acto se hizo un repaso a la trayectoria de la publicación, que ya cuenta con siete ediciones desde su primera aparición en 2007. El Anuario analiza “año tras año recoge los principales debates, problemáticas e intereses entorno del fenómeno migratorio”, así lo destacó Sánchez-Montijano, investigadora principal de CIDOB en cuestiones migratorias, que también subrayó el carácter multidisciplinar de la publicación, ya que aborda el estudio del fenómeno des de las perspectivas sociológica, económica, política y jurídica.

Sánchez-Montijano subrayó la necesidad que las aportaciones y estudios del Anuario se trasladen a la sociedad y a los decidores políticos – contexto en el que se enmarca la propia presentación–, y en este sentido insistió a los diputados presentes que no se olviden de la inmigración en “estos momentos de aparente calma e invisibilidad en el debate político, más allá de los lamentables y mediáticos episodios de Ceuta y Melilla”. Según datos del propio Anuario, si bien nos encontramos con un saldo migratorio negativo de algo más de 257.000 personas, aún hoy siguen entrando en España entre 200.000 y 300.000 personas al año y lo que es más importante, en España a fecha de 1 de enero de 2014, viven casi 6 millones de personas (5.957108) nacidas en otro país, de las cuales más de 4 millones y medio (4.676.021) no tienen la nacionalidad y por tanto “no disfrutan de la plenitud de derechos, especialmente políticos y, sin embargo, su situación merece de una respuesta política”, recalcó la investigadora de CIDOB.

Por su parte, el profesor Joaquín Arango justificó la necesidad y pertinencia de la publicación en base al boom migratorio, motivado por la bonanza económica, de la pasada década: en España se pasó del 4% al 14% de población inmigrante en 10 años, un período muy corto de tiempo, situándola en el top ten de los países receptores de inmigración. Arango alabó la actitud ejemplar de la sociedad española respecto a la acogida de la inmigración durante el boom que se ha mantenido en tiempos de crisis tal y como refleja el barómetro del CIS, que indica que la inmigración ha bajado notablemente como principal preocupación de los españoles a diferencia de lo que sucede en otros países europeos. Al final de su discurso, el profesor Arango lamentó la desaparición del Fondo para la Integración.

Finalmente, el profesor David Moya, centró su intervención en cuestiones de tipo jurídico resaltando los problemas que afectan de forma directa a la población de origen inmigrante. Moya manifestó cierta preocupación ante el actual contexto legislativo europeo, al que acompaña el español, que muestra una significativa tendencia en contra de la libre circulación en la UE. Moya subrayo la necesidad de actuar en dos temas fundamentales que deben abordarse sin esperar a salir de la crisis económica: la cuestión del asilo y el acceso a la nacionalidad. En relación con la primera cuestión, el experto subrayo la necesidad de mejorar la gestión del sistema de asilo en frontera. Sobre el acceso a la nacionalidad, Moya destacó como positivo el plan de agilización de la nacionalidad y su implantación, si bien no está falto de problemas en su aplicación. Por último, David Moya también destacó una actual atonía institucional en cuanto a la falta de actuaciones concretas. Como ejemplo el profesor quiso resaltar que ya se debería estar trabajando en el segundo Plan de Inmigración (PECI), del cual aún no se ha redactado.

Los diputados presentes en el acto destacaron la utilidad política del Anuario como herramienta muy válida para la gestión de la inmigración en nuestro país. El debate posterior se centró en cuestiones como: la evolución del fenómeno de la inmigración en España; el impacto de la crisis en la población de origen inmigrante y persistencia de la paz social; los modelos de convivencia migratoria en los territorios; la irregularidad sobrevenida; el acceso a la nacionalidad y la cuestión del asilo. El debate finalizó con el compromiso de mantener la presentación del Anuario y un diálogo constructivo y abierto con los diputados en el marco de la publicación y de sus futuras ediciones.

El Anuario de la Inmigración en España es una publicación editada por CIDOB con el patrocinio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Obra Social de ‘la Caixa’ y la Diputació de Barcelona, y con la colaboración de la Fundación Ortega-Marañón y la Fundació ACSAR.

Imágenes