Islam y democracia

Fecha de publicación:
01/1999
Autor:
Edgard Weber
Descarga

Las diferentes culturas no han otorgado al individuo, ni en el pasado ni ahora, el mismo estatuto en la sociedad. No han hecho de él el mismo homo politicus ni el mismo homo socialis. Para ilustrar esta situación, expondremos el caso de la cultura arabomusulmana, que destina al individuo y a la sociedad un estatuto diferente que las culturas occidentales, impregnadas por la tradición judeocristiana. Según el diccionario, la democracia es un régimen político en el que el pueblo ejerce la soberanía directamente o por medio de representantes elegidos por él. Esto supone que existe un conjunto de ciudadanos con los mismos derechos y deberes. Las leyes que gobiernan el Estado en el que se reconocen los ciudadanos no se tienen por leyes “reveladas” sino que son propuestas, votadas y admitidas por los representantes del pueblo, quienes, a su vez, han de aplicarlas. Este breve recordatorio –extremadamente resumido– muestra qué distinta es la concepción del Estado y del individuo en el islam.