El Programa de Convergencia y la Unión Económica y Monetaria: ¿un plan de ajuste o reformas estructurales?

Fecha de publicación:
03/1993
Autor:
Joaquim Novella
Descarga

Durante el primer semestre de 1992 el Gobierno español presentaba a las Cortes y a la CE el denominado "Plan de Convergencia" (PC), en el que se describían las políticas económicas que el Gobierno pretendía realizar con el fin de posibilitar que la economía española redujera progresivamente determinados desequilibrios macroeconómicos, para conseguir estar en condiciones de cumplir en 1996 los requisitos establecidos en el Tratado de Unión Europea, TUE, para poder integrarse en la fase final de la Unión Económica y Monetaria (UEM). El objetivo prioritario del Plan parecía claro, cumplir las condiciones de convergencia establecidas en el TUE, sin embargo, la finalidad del Programa de Convergencia debería haber sido más ambiciosa, de manera que dicho documento supusiera la realización de un programa completo y coherente sobre diversas políticas económicas, instrumentales y sectoriales a aplicar durante el próximo quinquenio. El citado Plan General de Política Económica resultaba necesario si tenemos en cuenta que la economía española se ha visto inmersa en las últimas décadas en un fuerte proceso de cambio que le ha exigido, y le demandará en el futuro, una amplia capacidad de adaptación. En efecto, si en el pasado la economía española debió afrontar las dificultades que se derivaron del fin del régimen anterior y de la crisis internacional de los setenta-ochenta, más tarde nuestra economía se vio profundamente afectada por la importante apertura al exterior que tuvo lugar a partir de 1986, como cumplimiento de las cláusulas del Tratado de Adhesión a la CE. El proceso de integración se vio intensificado con la entrada de la peseta en el mecanismo de cambios del Sistema Monetario Europeo (SME) a mediados de 1989, vinculando de esta manera nuestro tipo de cambio y nuestras variables monetarias a la del resto de los países comunitarios.