Autonomía y política exterior: un debate abierto, un futuro incierto

Fecha de publicación:
01/1995
Autor:
Juan Gabriel Tokatlian y Leonardo Carvajal H.
Descarga

El fin de la disputa integral entre EEUU y la URSS, y algunas apreciaciones sobre la construcción de un nuevo orden internacional como consecuencia de ello, hacen interesante y provocadora la pregunta sobre la vigencia o anacronismo de la polémica conceptual en torno a la autonomía en la política exterior de un país periférico como Colombia. Si se acepta la validez de los análisis más optimistas que caracterizan la estabilidad, el equilibrio, la cooperación y el compromiso como elementos principales del nuevo ordenamiento mundial de la postguerra fría, el tratamiento del asunto de la autonomía sería claramente innecesario. Ella se entendería o bien como ya presuntamente alcanzada, o bien como irrelevante en un mundo más interdependiente y menos asimétrico en el que no se es (ni se podría ser) autónomo, en el sentido de actuación externa más libre, holgada y sin ingerencias, expresas o sutiles, de otros actores estatales y no gubernamentales con mayores atributos de poder. Por otra parte, en una perspectiva diferente sobre la situación del sistema global de los noventa, se estima que, si bien ha terminado la caliente disputa ideológica típica del eje esteoeste, no se ha resuelto ni reducido la desigualdad tradicional en la dimensión norte-sur. Si se asume esto último, la relevancia y actualidad del debate en torno al asunto de la autonomía cobra más sentido pues, de hecho, la historia no ha finalizado bajo el supuesto del acceso al “espíritu universal” (en el sentido hegeliano, como lo reprodujo Fukuyama), y porque el predominio de la armonía y el acuerdo en los asuntos internacionales aún dista de materializarse de modo significativo, de manera equitativa y con alcance vasto.