Pakistán: escenarios futuros y contexto regional

Fecha de publicación:
07/2012
Autor:
Emma Hooper y Moeed Yusuf
Descarga

Es habitual referirse a Pakistán como un Estado fallido o malogrado. Casi desde su creación en 1947 se ha pronosticado repetidamente que estaba al borde del desastre (las guerras con India y la escisión del antiguo Pakistán Oriental para formar Bangladesh, las crisis económicas y los problemas de seguridad) o de la fragmentación provincial (a consecuencia de las disparidades inter e intraprovinciales respecto a riqueza y cultura, o debido a la guerra en Afganistán y a las periódicas insurgencias en Beluchistán). Ciertamente, en 2011 Pakistán fue la economía de crecimiento más lento de Asia del Sur, y el país se enfrenta a múltiples retos: una crisis en su balanza de pagos, graves carencias energéticas, la carestía del precio de los alimentos y diversos conflictos internos, incluidos los ataques de los “talibanes pakistaníes” –aparte de los problemas domésticos derivados de su posición como aliado de Estados Unidos en la “guerra contra el terror”. Sin embargo, y pese a tantos pronósticos lúgubres, Pakistán continúa intacto y vivo como país, si bien con unos problemas económicos muy graves, con varios desafíos de tipo político y relativos a la seguridad, pero no es –hasta ahora– un Estado “fallido”. ¿Cómo se explica esto y cuáles son los escenarios futuros más probables que pueden esperarse, en consecuencia, para Pakistán?