Prevención de conflictos y gestión de crisis: el papel de la Unión Europea

Fecha de publicación:
06/2003
Autor:
Carlos Westendorp y Cabeza
Descarga

Los nuevos conflictos. La existencia de conflictos es un hecho consustancial a toda sociedad y, en muchos casos, positivo en la medida en que revela su vitalidad y su capacidad de resolverlos por vía pacífica. La gestión de un conflicto sin recurrir a la violencia es uno de los rasgos característicos de las democracias más avanzadas. El buen gobierno es el mejor anticuerpo frente al conflicto violento. De ahí que, por carecer de él, las sociedades con regímenes autoritarios o en transición, o las democracias imperfectas, sean más dadas a la violencia. En las últimas décadas estamos asistiendo a una clara evolución en la naturaleza de los conflictos violentos en el mundo, tanto en lo que se refiere a sus actores como a sus causas, (Internacional IDEA, 1988). El cambio más dramático se ha dado al pasar del tradicional conflicto interestatal, es decir, la guerra entre estados
soberanos, al conflicto intraestatal, el que tiene lugar entre facciones dentro de un mismo Estado.