El deshielo potencia las tensiones geopolíticas en el Ártico

El Periódico - Mar 19, 2023

La explotación de recursos naturales y el acortamiento de rutas marítimas comerciales ya es posible en el océano Ártico a consecuencia del calentamiento global, y los países ribereños – Canadá, Estados Unidos, Rusia, Dinamarca y Noruega – se frotan las manos. El potencial económico de la región tampoco ha pasado desapercibido para los chinos, que, a pesar de no contar con territorio limítrofe en este océano, tienen la atención puesta en sus recursos energéticos y minerales, y justifican su presencia en el Ártico al presentarlo como “un bien común global”, señala Inés Arco, investigadora de CIDOB especializada en Asia Oriental y política china. Además, el desarrollo de una nueva Ruta de la Seda Polar es uno de los intereses clave de China, ya que reduciría un tercio el tiempo de navegación de su ruta actual hasta Europa a través del canal de Suez. “La relación de China con Rusia permite y garantiza el acceso de Pekín al Ártico”, explica Arco. Esto interesa a Rusia, ya que lo convierte en un socio importante para su estrategia en la región. Pero Rusia también desconfía de la presencia china, ya que “considera que los intereses de los estados del Ártico son prioritarios”, añade la experta.

>> Acceder a la información