Así es la lucha por el control del mar

Forbes - Dec 20, 2022

China, EE. UU. y Rusia están tejiendo una extensa y estratégica red de influencia (también militar) sobre los cuellos de botella de la navegación mundial – incluyendo puertos y bases marítimas – con el objetivo de dominar comercialmente las rutas fundamentales que marcarán el futuro. Inés Arco, investigadora de CIDOB, explica que China ha expandido su presencia marítima a “más de 60 países, con inversiones en puertos que opera parcial o totalmente y que utiliza sobre todo para comercio y logística. Teniendo en cuenta que el destino de la Nueva Ruta de la Seda Marítima es Europa, destacan sus inversiones en Grecia con el puerto del Pireo”. El gigante asiático también está realizando inversiones “en países del Cuerno de África, incluyendo Yibuti, Kenia, Madagascar, Mozambique o Tanzania. Sin embargo, el mayor número se concentra en su entorno regional, con la importancia del puerto de Gwadar en Pakistán, al lado del Estrecho de Ormuz”, añade la experta en Asia Oriental y política china.

>> Acceder a la información