Discurso del secretario general de las Naciones Unidas ante el Parlamento Europeo

Publication date:
02/1996
Author:
Boutros Boutros-Ghali
Download

ESTRASBURGO, 14 DE NOVIEMBRE DE 1995

Permítanme ante todo que exprese, con cierta solemnidad, la importancia que para mí reviste esta ocasión. En primer lugar, porque Europa, desde los primeros tiempos de la construcción comunitaria, es un asociado esencial de las Naciones Unidas. Tanto por la participación de sus Estados miembros como por la labor de sus instituciones Europa interviene plenamente en la gran aventura universal emprendida hace 50 años por los fundadores de la Carta. Otra razón es que nos adentramos en un período de historia en el que es preciso reflexionar de nuevo sobre numerosos problemas desde una perspectiva global y en el que Europa, en razón de los valores que le son propios, puede servir de inspiracion a la sociedad internacional despues de la Guerra Fría. Como es bien sabido, las Naciones Unidas acaban de celebrar con toda solemnidad su cincuentenario. Los 146 jefes de Estado y de Govierno que acudieron a la ceremonias para reafirmar su fe en los principios de la carta insistieron en la misión esencial que deben desempeñar las Naciones Unidas como marco de la nueva sociedad mundial en la que hemos entrado. Como ellos, estoy convencido de que las Naciones Unidas no pueden limitarse a ser una institución que, en casos de emergencia, se hace cargo de los conflictos y los enfrentamientos que se producen en numerosos lugares del planeta. Por muy importante que sea esa finalidad, las Naciones Unidas tienen la misión ineludible de acompañar las grandes mutaciones del mundo, prever los problemas del mañana, reconocer los nuevos peligros que nos acechan y comprender el carácter cambiante y global de la realidad internacional. Efectivamente, el mundo se enfrenta actualmente a ingentes movimientos económicos, sociales, tecnológicos, culturales y humanos que trascienden, y a veces transgreden, el marco de los Estados.