Las ciudades son el nuevo espacio para la gestión de la diversidad

MIGRACIONS - 25/06/2012

El pasado 13 de junio, CIDOB organizó junto con COMPAS y GEDIME un seminario internacional con el objetivo de explorar el imaginario cosmopolita de Europa a través de la reconfiguración del espacio transnacional que se produce en torno a la migración y a la ciudad en el siglo XXI. Para ello se organizaron dos mesas de trabajo. La primera estuvo focalizada en las complejidades en torno a la diversidad en las ciudades, mientras que la segunda se centró en la diversidad migratoria desde una perspectiva de género.


El pasado 13 de junio, CIDOB organizó junto con COMPAS y GEDIME un seminario internacional con el objetivo de explorar el imaginario cosmopolita de Europa a través de la reconfiguración del espacio transnacional que se produce en torno a la migración y a la ciudad en el siglo XXI. Para ello se organizaron dos mesas de trabajo. La primera estuvo focalizada en las complejidades en torno a la diversidad en las ciudades, mientras que la segunda se centró en la diversidad migratoria desde una perspectiva de género.

Tras una breve bienvenida de Carmen Claudín, directora de investigación del CIDOB y Carlota Solé, directora del GEDIME, el director del COMPAS de la Universidad de Oxford, Michael Keith, realizó una conferencia inaugural. El Prof. Keith analizó el impacto de la rápida urbanización de las ciudades a nivel mundial, poniendo como ejemplo ciudades de la India y China, cuyo acelerado desarrollo ha puesto en cuestión las políticas migratorias y urbanísticas tradicionales. Para el director del COMPAS el cambio de dinámicas migratorias tanto en Asia como en Europa abre la puerta a nuevas formas de pensar los derechos de propiedad y la gobernanza multinivel de la inmigración, así como a la superación de la dialéctica “inmigrante-autóctono”.

La conferencia inaugural dio paso a la primera mesa de trabajo. Por un lado, Ben Gidley, investigador senior del COMPAS, exploró los conceptos de ‘superdiversidad’ y ‘derecho a la ciudad’ en su estudio de las dinámicas de integración en diferentes barrios del distrito londinense de Southwark. La diversidad etnocultural en Reino Unido se ha expandido geográficamente al tiempo que se ha intensificado el sentimiento de pérdida y de vulnerabilidad frente a aquellos que son diferentes. El análisis del profesor Gidley puso de relieve que el principal obstáculo para la integración es la distancia entre grupos socioeconómicos, que se ve claramente consolidado a nivel urbanístico. Por su parte, la deportación de los inmigrantes indocumentados en ciudades globales fue abordada por Nando Sigona, investigador senior del COMPAS, desde tres dimensiones de análisis: la inmigración “ilegal” como construcción histórica, legal y política; la gobernanza multinivel con respecto a la inmigración irregular y la condición de “ilegalidad” en la vida cotidiana. A lo largo de su intervención el profesor Sigona insistió en la precariedad y el miedo que sufren los inmigrantes irregulares, cuya condición les condena a trabajar en condiciones laborales no reguladas de extrema vulnerabilidad y a vivir con el constante miedo a ser expulsados. Sonia Pereira, investigadora de la Universidad de Lisboa, analizó las implicaciones locales y transnacionales de la inmigración brasileña en Portugal, Reino Unido, Holanda y Noruega. Esta inmigración, caracterizada por una fuerte heterogeneidad en sus relaciones personales tanto con origen como con destino conlleva un el impacto sobre la sociedad de origen; especialmente entre la inmigración brasileña retornada, que suele aprovechar la inspiración o financiación del país de acogida para emprender una nueva actividad profesional. La mañana la cerró Cristina Rocha, investigadora de la Universidad de Western Sydney. En el contexto de la inmigración brasileña a Australia,analizó el desarrollo de vínculos transnacionales a través de una comunidad religiosa que combina rasgos de las iglesias brasileñas y australianas, la Comunidade Nova Aliança.

La segunda mesa de trabajo del seminario sobre inmigración, género y ciudadanía la abrió Montserrat Gatell, presidenta del Institut Catalá de la Dona de la Generalitat de Cataluña. Gatell aseguró que puesto que “la lengua es el reflejo de la sociedad” es importante identificar y corregir sesgos existentes en el lenguaje que condicionan el significado subyacente de las palabras. La presidenta del Institut señaló que la igualdad jurídica de iure entre hombres y mujeres solo existe de facto en el ámbito civil, mientras que la desigualdad persiste en muchos ámbitos sociales, y la violencia de género y la subrepresentación política son prueba de ello. Seguidamente, tras estudiar las dificultades que afrontan y las reivindicaciones que expresan las mujeres inmigrantes, María Luz Morán, profesora de la Universidad Complutense de Madrid identificó dos grupos muy diferenciados: las mujeres que redefinen su rol, abren su mundo y se vuelven muy participativas y reivindicativas; y las que por el contrario asumen el rol tradicional de madre y esposa, y cuyo contacto con asociaciones de asistencia no logra romper su aislamiento. El seminario lo cerro el catedrático Javier de Lucas, de la Universidad de Valencia. El Profesor de Lucas advirtió de la frustración con respecto al carácter emancipador de la democracia, puesto que desde la misma concepción de ciudadanía ciertos grupos sociales han sido excluidos y marginados. Citando a Cicerón, de Lucas planteó un remedio antiguo a un problema más antiguo todavía: par condicio civim, para que la ciudadanía recupere su condición emancipadora y liberadora es necesario que todos los sujetos gocen de ella.

>> Actividad relacionada

Imatges