Ursula von der Leyen

© Unión Europea (2018)

© Unión Europea (2018)

Actualización: 17 julio 2019

Alemania

Presidenta electa de la Comisión Europea (2019); ministra de Defensa (2013-2019)

  • Ursula Gertrud von der Leyen (nacida Ursula Gertrud Albrecht)
  • Mandato: 17 diciembre 2013 - 17 julio 2019
  • Nacimiento: Ixelles (Región de Bruselas-Capital, Bélgica), 8 octubre 1958
  • Partido político: Unión Cristiano Demócrata (CDU)
  • Profesión: Doctora en Medicina
Descarga

Presentación

El 2 de julio de 2019 Ursula von der Leyen, la ministra de Defensa de Alemania, de 60 años, fue propuesta por el Consejo Europeo al Parlamento Europeo para presidir la próxima Comisión Europea, que en noviembre tomará el relevo al colegio de comisarios de Jean-Claude Juncker.

La candidatura de la oficial que, de ser aprobada por la Eurocámara, se convertirá en la primera mujer al frente de la Comisión tras 12 titulares varones y también el segundo alemán desde tiempos (1958-1967) de Walter Hallstein fue una selección sorpresa del núcleo duro del Consejo, donde una embrollada urdimbre de argumentos nacionales, partidistas y de género sepultó, con la consiguiente polémica, las opciones del también popular alemán Manfred Weber y del socialista holandés Frans Timmermans; ambos aspiraban al cargo con la legitimidad que les daban sus postulaciones oficiales en las pasadas elecciones europeas de mayo, ganadas con mayoría simple por el PPE de Weber y von der Leyen. En el mismo cónclave intergubernamental, que requirió tres jornadas maratonianas, fueron designados presidente del Consejo el primer ministro liberal belga Charles Michel, presidenta del BCE la conservadora francesa y actual directora gerente del FMI Christine Lagarde, y Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad el ministro de Exteriores socialista español Josep Borrell.

Médica de profesión, madre de siete hijos, con raigambre aristocrática y criada en las filas de la CDU de Baja Sajonia, land del que su padre fue ministro-presidente durante 14 años, von der Leyen viene sirviendo desde 2013 como responsable de Defensa en los gobiernos tercero y cuarto de Angela Merkel, y es la única superviviente del primer Gabinete inaugurado en 2005. En la CDU, donde ostenta uno de los cinco puestos de vicepresidente, encarna una tendencia progresista que halló primero cauce en su etapa de ministra de Familia, Trabajo y Asuntos Sociales, cuando aumentó el gasto público en la infancia, amplió el permiso de paternidad, introdujo el salario mínimo interprofesional y dispuso cuotas femeninas en las directivas empresariales. Posteriormente, esa orientación no conservadora se advirtió en su voto favorable, desde el escaño en el Bundestag y contrariando la opinión oficial de su partido, al matrimonio homosexual en Alemania, así como en el aplauso de la decisión de la canciller de abrirles las puertas a los refugiados y migrantes sirios, para los que reclamó incluso más protección y ayudas ("la indiferencia no es una opción, dijo entonces). También, adoptó una postura de tajante rechazo a la pedofilia y la circulación de pornografía infantil en Internet.

En su actual cometido, von der Leyen está impulsando un histórico proceso de rearme y visibilización de la Bundeswehr, que ha modernizado sus arsenales, aumentado sus efectivos y desplegado soldados en misiones de apoyo a las fuerzas que luchan contra el Estado Islámico en Irak, Siria y Malí, además de involucrarse en la seguridad doméstica. Varios elementos de esta gestión, empero, son cuestionados entre el personal de uniforme. Europeísta convencida y valedora de una integración de la UE con evocaciones federalistas, la ministra abogó por la constitución de un Ejército europeo a largo plazo y ha llegado a invocar unos "Estados Unidos de Europa". Los medios suelen retratarla como una mujer de maneras distinguidas, espíritu laborioso y carácter tenaz.

Su lealtad a Merkel, de la que sin embargo ha discrepado en una serie de temas importantes, y sus firmes convicciones la situaron años atrás con opciones para reemplazar en su momento a la canciller, que la veía como un pilar de su Ejecutivo, pero en 2015 un sonado escándalo personal, la acusación, luego desmentida por su universidad, de que había plagiado su tesis doctoral de Medicina, dio al traste con esas expectativas e incluso estuvo a punto de arruinar su brillante carrera política. En 2018, la elección de Annegret Kramp-Karrenbauer para presidir la CDU descartó definitivamente a von der Leyen como heredera de Merkel en casa, pero a cambio fue barajada para suceder a Jens Stoltenberg en la Secretaría General de la OTAN.

En vísperas de su inesperada designación para presidir la Comisión Europea, Ursula von der Leyen era una ministra altamente respetada en la Alianza Atlántica y los ambientes diplomáticos de las áreas de defensa y seguridad, pero no tenía ascendiente en la maquinaria de la UE y su grado de conocimiento por el público europeo era bien escaso. En su propio país, su popularidad no pasaba de discreta, y tras la promoción del 2 julio una encuesta nacional indicó que solo una tercera parte de los encuestados creían que ella haría un buen trabajo en Bruselas. Ahora, dentro y fuera de Alemania, la idoneidad de von der Leyen como cabeza de la institución supranacional de la Unión responsable de aplicar una legislación europea que no aprueba (una competencia exclusiva del Consejo y el Parlamento) pero sí propone (la capacidad, ciertamente poderosa, de la iniciativa legislativa), y que es la guardiana de los Tratados, ha sido puesta en duda desde diversos sectores políticos, quizá no tanto por aspectos de currículum como por el contexto de su nominación y su perfil general.

Así, que von der Leyen, a diferencia de sus seis predecesores en el cargo desde 1981 (Thorn, Delors, Santer, Prodi, Durão Barroso y Juncker), no tenga experiencia como primera ministra o ministra de Finanzas de su país, y que su perfil profesional no sea el de economista o jurista, se ve menos relevante que el hecho de que sus impulsores en el Consejo, fundamentalmente Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron (visto como el claro ganador de la cumbre europea y quien aprecia la perfecta francofonía de la germana), hayan decidido a puerta cerrada un reparto de altos puestos europeos que ignora el sistema de los spitzenkandidaten. Más todavía, la nominación de von der Leyen ha generado tensiones en la Gran Coalición que gobierna en Berlín, pues ni el SPD del vicecanciller Olaf Scholz ni la CSU de Markus Söder, el partido hermano de la CDU en Baviera (y del que es miembro Weber, el gran damnificado del arreglo del Consejo), ven procedente una candidatura que creen se ha cocido a sus espaldas y con la que no simpatizan.

El 15 de julio de 2019 von der Leyen, que cuenta con todo el apoyo del presidente del Consejo, Donald Tusk, se juega su investidura por el Parlamento en una única oportunidad que precisa mayoría absoluta, 376 votos sobre 751; si pierde la votación, quedará descartada y los jefes de Gobierno tendrán un mes para proponer a los diputados otro candidato. La todavía ministra de Defensa afronta esta votación con el respaldo seguro de su propio grupo, el PPE (182 escaños), pero ignora cuántos apoyos más obtendrá de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D), los liberales de Renovar Europa (RE) y Los Verdes (74), que los grupos segundo, tercero y cuarto de la Cámara con 154, 108 y 74 escaños, respectivamente. Las críticas a von der Leyen son más marcadas entre los socialistas y los verdes, quienes recuerdan a la candidata su ausencia de las elecciones europeas y los debates conexos, y le exigen una precisa exposición de intenciones y garantías de un giro social y un mayor compromiso medioambiental de la Comisión para avalarla como presidenta de la misma.

(Texto actualizado hasta 14/7/2019)

Más información

Web personal de Ursula von der Leyen

Ursula von der Leyen en Twitter

Ursula von der Leyen en YouTube

Ursula von der Leyen en Instagram

Ministerio Federal de Defensa de Alemania

Ficha de la diputada Ursula von der Leyen en la web del Bundestag

Unión Cristiano Demócrataa (CDU)