Marta Lucía Ramírez Blanco

© martaluciaramirez.com

© martaluciaramirez.com

Actualización: 21 enero 2019

Colombia

Vicepresidenta de la República (2018-); candidata presidencial (2014)

  • Mandato: 7 agosto 2018 - En ejercicio
  • Nacimiento: Zipaquirá, departamento de Cundinamarca, 4 julio 1954
  • Partido político: Centro Democrático; ant., del Partido Conservador Colombiano (PCC)
  • Profesión: Abogada
Descarga

Biografía

En las elecciones presidenciales celebradas en Colombia el 25 de mayo de 2014 la candidata del Partido Conservador Colombiano (PCC), Marta Lucía Ramírez de Rincón, quedó tercera con el 15,5% de los votos y por lo tanto fue eliminada para la segunda vuelta del 15 de junio, que pasaron a disputar el uribista opositor Óscar Iván Zuluaga y el mandatario aspirante a la reválida, Juan Manuel Santos.

Abogada experta en los derechos mercantil y financiero, casada desde los 21 años con el arquitecto Álvaro Rincón y próxima a cumplir su sexta década de vida, Ramírez es uno de los rostros más conocidos del PCC, si bien su historial de servicios al Estado cubre administraciones de diverso signo. Sus primeras responsabilidades en el sector público fueron por encargo del liberal César Gaviria, quien la nombró directora general del Instituto de Comercio Exterior (Incomex) en 1990 y viceministra de Comercio Exterior al año siguiente, puesto este último que ocupó hasta 1993. En 1998, tras un paréntesis profesional de un lustro en el sector privado, el conservador Andrés Pastrana la recuperó para el Ejecutivo como titular del Ministerio de Comercio Exterior. En 2002 Ramírez sirvió durante unos meses como embajadora de Colombia en Francia antes de ser nombrada, en agosto de ese año, ministra de Defensa Nacional por el nuevo ocupante de la Casa de Nariño, Álvaro Uribe.

A pesar de estar plenamente identificada –de hecho, era su coautora intelectual- con la Política de Seguridad Democrática, la doctrina estratégica concebida por Uribe para derrotar a la narcoguerrilla de las FARC y conseguir la desmovilización de las Autodefensas paramilitares de extrema derecha, Ramírez dimitió como ministra y abandonó el Gobierno en noviembre de 2003 entre especulaciones sobre desavenencias con el alto mando del Ejército por cuestiones de presupuesto y de contratación de personal. En 2006 Ramírez se afilió a la fuerza política específicamente montada para dar soporte a Uribe, el Partido de la U, en cuyas listas salió elegida senadora en los comicios de 2006, y cuya coordinación orgánica asumió temporalmente en compañía de Luis Guillermo Vélez.

En 2009 la responsable política dejó un claro testimonio del carácter enérgico e independiente, propenso a las salidas disidentes, que siempre se le ha adjudicado: descontenta con los planes, finalmente frustrados, de Uribe para poder postularse a una segunda reelección, renunció a su escaño en la Cámara Alta del Congreso y se marchó del Partido de la U con la intención de presentarse a la Presidencia de la República en las elecciones de 2010. La precandidatura, rival de la de Santos, se materializó en el seno del PCC, pero luego fracasó en la elección primaria que nominó a Noemí Sanín. En 2013 Ramírez se interesó por la puesta en marcha de Centro Democrático, el nuevo partido de Uribe y sus seguidores incondicionales, colocado en la oposición intransigente al Gobierno de Santos (al que recriminaban la apertura el año anterior en La Habana de unas negociaciones formales de paz con las FARC para poner fin a su insurgencia), pero se mantuvo en las filas de un PCC dividido sobre el respaldo que merecía el presidente.

En enero de 2014 los conservadores decidieron presentarse a las presidenciales de mayo con una candidatura propia, misión que confiaron a Ramírez. La postulación de la ex ministra de Defensa precipitó el abandono por el PCC de la Unidad Nacional, la coalición oficialista de fuerzas pro Santos que integraban también el Partido de la U, el Partido Liberal y Cambio Radical. Tras adelantar Zuluaga a Santos en la primera ronda electoral, Ramírez pidió el voto para el uribista en la segunda vuelta, gesto que fue respondido por Zuluaga con el anuncio de que, contrariamente a lo afirmado hasta la saciedad durante la campaña, un Gobierno suyo mantendría el proceso de diálogo con las FARC. Echaba a andar así el "pacto por Colombia" de uribistas y conservadores, que según, Ramírez, convertida en jefa de debate de la campaña de Zuluaga, entrañaba un firme "compromiso con la paz".

(Cobertura informativa hasta 1/6/2014)