Líbano y las relaciones sirio-israelíes: un análisis de Líbano como microcosmos de Oriente Medio

Fecha de publicación:
12/1996
Autor:
Elvira Sánchez Mateos
Descarga

El proceso de paz de Oriente Medio iniciado en 1991 con la Conferencia de Madrid ha alcanzado logros importantes, si bien todavía insuficientes y de futuro incierto, en lo que respecta al diálogo jordano-israelí y a la compleja dinámica de relaciones entre la Autoridad Nacional Palestina e Israel. Sin embargo, no se ha llegado a ningún acuerdo, por el momento, en algunos de los temas más espinosos, como son el de la ocupación israelí de los Altos del Golán sirios y el problema de Líbano. El estudio de la política de Oriente Medio muestra que la eventual resolución de esos dos temas está estrechamente vinculada y que es condición indispensable para normalizar las relaciones entre los Estados partícipes del conflicto árabe-palestino-israelí. Hace ya dos décadas que Siria e Israel mantienen su particular diálogo político y militar en Líbano. Este pequeño país, cuya superficie apenas sobrepasa los 10 mil kilómetros cuadrados (un tercio de Cataluña) y con una población de alrededor de tres millones de habitantes, constituye un microcosmos de la realidad de Oriente Medio, pues en él se manifiestan buena parte de los temas clave del conflicto árabe-palestinoisraelí. De hecho, las tensiones políticas y sociales de Líbano son producto tanto de las condiciones internas en que se creó ese Estado y su posterior evolución, cuanto de los condicionantes externos derivados de la inestable dinámica regional, influida a su vez por las rencillas entre los países árabes y el conflicto con Israel. El objetivo de este artículo es el de evidenciar que el problema libanés tiene su origen en la situación interna del país y en las tensiones políticas y sociales de los años setenta, pero que se agudizó, traspasó el umbral de la guerra y, finalmente, se estancó parcialmente como consecuencia de la política regional y de las relaciones sirio-israelíes, una dinámica que a su vez determina la resolución futura del conflicto libanés.