La política medioambiental comunitaria: planteamientos, instrumentos y resultados

Fecha de publicación:
12/1996
Autor:
Luis Franco Sala
Descarga

La época que sucedió a la Segunda Guerra Mundial se caracterizó en Europa por la reconstrucción, el fuerte impacto de la teoría de Keynes y por ser un largo y floreciente período de pleno empleo, estabilidad de precios y altas tasas de crecimiento. Se postergó la preocupación social en términos cualitativos, en favor de un espectacular avance cuantitativo. En este marco se elaboró y ratificó el Tratado de Roma (25 de marzo de 1957) por el que se constituía la Comunidad Económica Europea (CEE). Conforme a la situación descrita, no aparecen entre los objetivos socioeconómicos del mismo la “conservación y mejora del medio ambiente”. Ni siquiera contenía el texto del Tratado las palabras medio ambiente o contaminación (Gonsalbo Bono; 1988: 134). No obstante, se han buscado en este texto algunas alusiones a la necesidad de una política de gestión del medio ambiente, recogidas en los artículos 2, cuando hace referencia a que la Comisión tendrá por misión promover “una elevación acelerada del nivel de vida”, y 29, párrafo d, al señalar que la Comisión se guiará por “garantizar un desarrollo racional de la producción”. Estas alusiones eran insuficientes ante las necesidades y deficiencias que fueron surgiendo en el funcionamiento de la Comunidad (lo que exigía la adopción de acciones relativas al medio ambiente dentro de la política comunitaria).