Algunas reflexiones a propósito de Libro verde de la Comisión Europea: la condicionalidad democrática y la participación de la sociedad civil en la perspectiva de la renegociación del acuerdo de Lomé

Fecha de publicación:
04/1998
Autor:
Rafael Grasa
Descarga

Ocuparse de la condicionalidad democrática, tanto en general como en el caso que nos ocupa (su tratamiento en el Libro Verde sobre las relaciones entre la Unión Europea y los países ACP (África-Caribe-Pacífico), y, por consiguiente, su papel en el eventual nuevo acuerdo de asociación), presenta numerosas dificultades. Sin ánimo de exhaustividad, podemos señalar las siguientes. En primer lugar, la derivada del hecho de que la condicionalidad no es un tema nuevo, ni siquiera reciente, en el marco de las políticas de cooperación para el desarrollo: primero fue la condicionalidad económica, a partir de mediados de los años ochenta se habló más explícitamente de la política (en particular de la democrática) y más recientemente de la medioambiental. Y no lo es porque está vinculado a la evolución de las nociones y políticas de desarrollo y de cooperación para el desarrollo en las últimas décadas, y, por ende, a la de otras políticas conexas, habida cuenta de que en el mejor de los casos dichas políticas han gozado de autonomía relativa pero nunca de total autonomía. En segundo, porque no es un tema exclusivo de la Unión Europea y de sus Estados miembros: concretamente, desde finales de los años ochenta encontramos, por ejemplo, referencias a la condicionalidad democrática en los Estados Unidos (1991, la “iniciativa democrática” de la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional [USAID]) o en el Comité de Ayuda al Desarrollo [CAD] (1991, cuando el Comité se felicita por los movimientos democratizadores y decide promoverlos). De los dos comentarios anteriores se deriva una conclusión clara: el tema de la condicionalidad exige tratamientos comparativos.