Europa y sus proveedores de gas: ¿cómo puede mejorarse la seguridad de abastecimiento en gas de la UE?

Fecha de publicación:
11/2017
Autor:
Francis Ghilès, investigador senior asociado, CIDOB
Descarga

Resulta imposible, a día de hoy, calcular de forma precisa la cantidad de gas que necesitarán los miembros de la Unión Europea dentro de diez o veinte años. Si es cierto que el abastecimiento autóctono está disminuyendo, también lo es que la demanda de gas se ha reducido un 12,5%en toda la Unión Europea en la última década, según los datos del último informe de la BP Statistical Review. De lo que no cabe duda es que la Unión Europea va a seguir dependiendo en gran medida de proveedores externos para abastecerse de gas. Nuevos suministros renovables podrían reducir aún más la demanda en el futuro, aunque un superávit de gas en el mercado mundial permitiría a los importadores europeos suscribir contratos a largo plazo con proveedores de todo el mundo. Según otros observadores, la dependencia de la Unión Europea seguirá creciendo en el futuro, de modo tal que será aún mayor en 2030 de lo que lo es hoy. Ello significa que el marco político en el que se formulan las políticas gasísticas de la UE, en concreto, sus políticas sobre importaciones, concierne no solo ya a sus miembros sino, además, a los proveedores de gas externos tanto actuales como futuros.