5,000 feet is the best: Análisis de la política de los sistemas aéreos no tripulados

Fecha de publicación:
12/2012
Autor:
Katherine Chandler
Descarga

Apenas seis meses después del inicio de la guerra global contra el terrorismo declarada por Estados Unidos, las autoridades militares anunciaron un éxito sin precedentes: «Las principales cadenas de televisión de Estados Unidos anunciaron que un avión no tripulado Predator de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) había disparado un misil […] a un grupo de personas, supuestamente identificadas como altos dirigentes de Al-Qaeda, que se encontraban cerca de un conjunto de cuevas conocido como Zawar Khili, cerca de la frontera con Pakistán» (National Post News Services, 2002: A10). El acontecimiento, que se describió como una «innovación táctica del más alto nivel», suponía la primera vez que un sistema aéreo no tripulado (UAS por sus siglas en inglés) MQ-1 Predator acababa con la vida de presuntos militantes (Sisk, 2002: 20). Según los informes sobre el ataque, los hombres llevaban prendas tradicionales árabes y uno de ellos era más alto que el resto, lo que llevó a los analistas a asegurar que habían matado a Osama bin Laden, conocido por su altura (National Post New Services, 2002: A10). El Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, aprovechó la oportunidad para comparecer en el Congreso y promocionar la nueva arma. «Si tienes sobre el terreno un Predator sin armas recabando información y lo puedes sustituir por un Predator armado, que no solo recoge información, sino que puede disparar un Hellfire […], obtienes una letalidad diferente» (en Shanker & Risen, 2002: 12).