Política exterior y de seguridad de España

Fecha de publicación:
06/2003
Autor:
Charles Powell
Descarga

El año 2002 estuvo marcado por los esfuerzos del Gobierno de José María Aznar por lograr que España supere definitivamente su estatus de potencia regional de tipo medio, asegurándose un papel central en el concierto europeo e internacional. Esta ambición, latente desde 1996, fue ganando visibilidad tras las elecciones de 2000, hasta manifestarse abiertamente durante el año pasado. Así lo confirmó el comentario realizado por J. Mª Aznar en la reunión del G-8 celebrada en junio de 2002, a la que asistió en calidad de presidente semestral de la Unión Europea, en el sentido de que los allí reunidos debían acostumbrarse a la idea de ver a un español sentado a su mesa. Como observó Richard Gillespie en la anterior edición de este Anuario (Gillespie 2001), para que un país que no es una superpotencia pueda aspirar a alcanzar cierta preeminencia, debe demostrar interés por asuntos de alcance no sólo regional, sino global.