Los primeros pasos hacia una política económica europea

Fecha de publicación:
06/2001
Autor:
Antón Costas
Descarga

Hablar de la política económica europea significa, en sentido estricto, que existen unos objetivos y unas políticas comunes a todos los estados miembros, en campos como el dinero, la fiscalidad, los mercados de capitales, la investigación y la tecnología, el empleo o el medio ambiente. En este sentido amplio, aún no es posible hablar de una política económica común. Estamos ante los primeros pasos que han de llevar finalmente a esa situación. Pero, la existencia de una moneda única y de un
Banco Central Europeo (BCE) responsable de garantizar la estabilidad de precios en los doce países que forman el área del
euro es un hecho que acabará, más bien pronto que tarde, configurando ese núcleo básico de la política económica europea.
La política monetaria del BCE es, hoy por hoy, el núcleo y germen de la política económica común. Pero por sí sola es insuficiente para lograr los objetivos de estabilidad y crecimiento fuerte y sostenido del PIB y del empleo de la zona euro, que son los objetivos básicos que debe perseguir la política económica europea.