La CIG 2000: panorámica y evaluación tentativa

Fecha de publicación:
06/2001
Autor:
Mónica Salomón
Descarga

A lo largo del año 2000, los estados miembros de la Unión Europea negociaron la reforma de las instituciones de la Unión. La Conferencia Intergubernamental (CIG) -método habitual para proceder a las reformas que requieren modificación de los tratados- inició sus trabajos el 14 de febrero con una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores y los culminó en la madrugada del 11 de diciembre en el Consejo Europeo de Niza, donde, tras 88 horas de encarnizadas negociaciones (auténtico récord de duración), los extenuados jefes de Estado y de Gobierno de la UE pusieron fin al suspense y acordaron un texto provisional de tratado (Tratado de Niza, 2000). La CIG cumplió con éxito su principal objetivo: despejar el camino a la
ampliación. En ese sentido cabe hacer un balance positivo de sus resultados. No tanto, empero, si se consideran los “daños colaterales” (o, al menos, la falta de avance) en materia de toma de decisiones y en la legitimidad democrática de la Unión que supuso el complejo ejercicio de reequilibrar los pesos relativos de los Estados en las instituciones. A ello algunos han añadido los efectos negativos del deterioro de la relación francoalemana, tras las crispaciones de Niza. De todos modos, si la CIG 2000 ha concluido, el proceso de reformas continúa abierto. En ese sentido, los resultados de Niza que examinaremos aquí han de entenderse como un pequeño eslabón de la larga cadena de la construcción europea.