Balance anual de la región del Sudeste Asiático en el 2008

Fecha de publicación:
12/2009
Autor:
Leyre Benito Otazu
Descarga

El 2008 ha sido un año convulso en el sudeste de Asia. Quizás el hecho más destacado se produjo en mayo, cuando arrasó Myanmar el devastador ciclón Nargis, que fue el causante de una catástrofe humanitaria que avivó la paranoia del régimen militar que, por mostrarse autosuficiente, negó asistencia vital a su población. Durante el resto del año, la Junta Militar continuó dedicándose, si cabe con mayores energías, a mantener el control del país, en el marco de un proceso que pretende perpetuar a los militares en el poder. Durante 2008 siguieron dándose ejemplos de formas particulares de entender la democracia entre aquéllos que declaran adherirse a ella, y de cuán difícil resulta a muchos gobiernos del sudeste de Asia deshacerse de prácticas autoritarias. Este fue el caso de Tailandia, donde se desdeñó la voluntad mayoritaria y se pretendió imponer la de tan sólo algunos, a través de asaltos a la propiedad pública y graves perjuicios a la economía nacional; también Camboya se sumó a esta lista de casos, recurriendo sin pudor a la evocación del genocidio de los Jemeres Rojos y al reparto de prebendas para ganar apoyos; lo mismo ocurrió en Vietnam, donde las críticas tienen una medida y un límite; Singapur y Malasia, donde se silencia al mensajero; Filipinas, donde reina el caciquismo.