News

Share:
Khachani

 

Migrations - [05/24/2006]

“El problema no es el estrecho, sino el desierto del Teneré”

Mohamed Khachani, profesor de la Facultad de Derecho Agdal de Rabat (Marruecos) considera que la Unión Europea no debería obcecarse sólo en frenar la avalancha de inmigrantes que intentan cruzar el estrecho de Gibraltar. “El problema de la inmigración subsahariana ilegal no es el estrecho de Gibraltar, sino el desierto del Teneré”, recalcó Kachani. El catedrático marroquí, que participó en el Fórum de Migraciones organizado por la Fundación CIDOB, realizó una ponencia bajo el título La emigración subsahariana: Marruecos como espacio de tránsito.

Khachani considera que la Unión Europea (UE) vive demasiado obsesionada por la seguridad. “La UE quería firmar un acuerdo para llevar a Marruecos a todos los africanos ilegales que lleguen a Europa. Esto es una locura, porque Marruecos no cuenta con los medios para gestionar los problemas de inmigración de la UE”.

El profesor de la Facultad de Derecho Agdal de Rabat recordó que “el 45% de la población africana vive por debajo del nivel de la pobreza” y que este dato se ha visto incrementado durante los últimos años a causa de la globalización. “Los ricos son cada vez más ricos y los pobres, cada vez más pobres”. Sin embargo y aunque la imagen de los subsaharianos que llegan en patera a Europa se asocie a pobreza extrema, Khachani aportó un estudio que contradice esta impresión. “Sólo el 14% de los inmigrantes subsaharianos de nuestra muestra se encontraban sin trabajo antes de partir hacia Europa y el 25% tienen estudios superiores”.

INFLUENCIA DE LOS FACTORES PSICOSOCIALES

Khachani quiso explicar otras circunstancias que pueden influir también en la inmigración africana. “Factores políticos o, simplemente, de mejora de su condición de vida. También factores psicosociales como el impacto audiovisual, la imagen de mejora del estatus social de los que vuelven a casa con aire triunfal y de vacaciones”. No obstante, el catedrático marroquí cree que muchos no viajarían si conocieran de antemano su destino en Europa. “Si supieran que la mayoría no conseguirán visados, muchos se quedarían en casa. Aunque tampoco pueden hacerlo por la presión social de la familia, que espera su vuelta tras haber triunfado”. También existen factores económicos que imposibilitan su vuelta a casa. “La mayoría vende todo su patrimonio para conseguir inmigrar y no puede volver, añadió Khachani”.

Además, las perspectivas de solucionar este problema migratorio en el futuro no son demasiado alentadoras. Khachani pronosticó que la situación de los inmigrantes subsaharianos puede empeorar cada vez más. “Según Marruecos, hay 10.000 subsaharianos esperando para entrar en España. Otras fuentes elevan la cifra a 500.000”. El catedrático africano sólo vislumbró una posibilidad de frenar esta ola de inmigración ilegal. “Se debe actuar sobre las causas, sino los flujos continuarán. Es evidente que no podemos parar el mar con los brazos”.




News search

News search

Dates