Notícies del CIDOB

Compartir:
Diàleg Jimmy Carter i Javier Solana

 

CIDOB - [01/07/2010]

Jimmy Carter: “La paz en Oriente Medio pasa por la retirada de Israel de los territorios ocupados”

El expresidente estadounidense, Jimmy Carter, quien logró durante su mandato el acuerdo de paz de Israel con Egipto, se mostró esperanzado de que la Administración Obama consiga presionar a Israel lo suficiente para reactivar el proceso de paz. Carter estuvo acompañado por Javier Solana en un intenso diálogo organizado por CIDOB y la Obra social de Caixa Catalunya.

Solana y Carter, que comparten, además de una vasta trayectoria en la política internacional, su especialidad profesional en Física, diseccionaron con precisión la agenda internacional: la emergencia de nuevas potencias en la esfera internacional, la no proliferación nuclear, los desafíos globales de la energía y el cambio climático, la lucha contra la pobreza y, cómo no, el proceso de paz de Oriente Medio, que centró buena parte de los esfuerzos de Carter en su política exterior (1977-1981).

“Irak y Afganistán demuestran la insuficiencia de los medios militares”

Carter, premio Nobel de la Paz en 2002, criticó la escalada militar que su país ha desarrollado en los últimos años en los que las intervenciones en el exterior se han multiplicado. Ante la reflexión de Solana sobre los efectos negativos de imponer por la fuerza la democracia y los derechos humanos, Carter lamentó que los “gobiernos actuales estén menos comprometidos que en el pasado en la defensa de estos valores”. Añadió que la amenaza del terrorismo introduce un elemento nuevo con respecto al panorama de la guerra fría, que supone un desafío para la estrategia estadounidense. Carter cree que las nuevas potencias emergentes (China, Brasil, India, Rusia) deberían tomar nota y tratar de ejercer su influencia en la política internacional a través de otros medios, como la economía. “En el futuro la voz de Estados Unidos deberá ir acompañada de otras voces en un mundo cada vez más complejo”, enfatizó.

El proceso de paz en Oriente Medio, en el que Carter, a sus 85 años, sigue tan involucrado, centró buena parte del debate. No en vano la Fundación Carter supervisó los últimos procesos electorales en los territorios palestinos, desde la vuelta de Arafat al poder hasta el ascenso de Hamás. Aunque no se mostró muy optimista, Carter depositó sus esperanzas en un cambio en la política exterior de Estados Unidos hacia Israel y la búsqueda por parte de Netanyahu de aliados en el gobierno más comprometidos con el proceso de paz, como Kadima y el partido laborista. Carter es partidario de la fórmula paz por territorios y cree que la paz no será posible sin que Israel abandone los territorios ocupados. El presidente estadounidense más comprometido con la paz en Oriente Medio, junto a Clinton, ve signos positivos de cambio en Washington. Destacó la labor de J Street, una asociación de judíos americanos partidaria de un mayor liderazgo de EEUU en el proceso de paz. Fundado en 2008, este grupo de presión escala posiciones en el círculo de poder de Washington y puede servir de contrapeso al poderoso lobby AIPAC.

“El desarme nuclear debe ir en paralelo a la no proliferación”

La sombra de Irán, cuya revolución marcó el final de su presidencia, apenas sobrevoló por el auditorio de la Pedrera. Carter vinculó los progresos en impedir que otros países sigan buscando la bomba nuclear al liderazgo que Estados Unidos, junto con Rusia, pueda ejercer en el desarme nuclear. Alabó los “pequeños pasos” dados por la Administración Obama, que firmó con Rusia un nuevo tratado Start de reducción de arsenal nuclear el pasado abril. Sin embargo, Carter abogó por el pragmatismo y se mostró partidario de relanzar la energía nuclear de uso civil para combatir el cambio climático.

“La creciente presencia de China en África no supone una amenaza para el continente africano”

Carter quiso mostrar la cara más humana de las relaciones internacionales en su defensa de la lucha contra pobreza. Un desafío cada vez más difícil, confesó, pues la globalización ha agigantado “la desigualdad entre naciones y dentro de cada país”. Abogó por resolver problemas concretos, como la campaña que su Fundación desarrolla en África por las “enfermedades olvidadas” y criticó de nuevo a su país por su falta de generosidad en términos de ayuda al desarrollo, por debajo de otras naciones desarrolladas. El ex inquilino en la Casa Blanca, quien normalizó las relaciones diplomáticas con China durante su mandato, alabó los pequeños avances del gigante asiático en las libertades y se mostró esperanzado de que su desarrollo económico conduzca a la democracia. Carter no ve ningún peligro en la creciente presencia china en África, pues es una “influencia positiva en términos de desarrollo”.

Los asistentes disfrutaron de la clarividencia de dos pesos pesados de la política internacional, en un diálogo más profundo que estético sobre el escenario modernista de la Pedrera de Gaudí.

 

Información relacionada:

· Especial Gaza-Israel 2010

· "The dramatic fallout of leadership vacuum in the Middle East ", por Francis Ghilès, Opinión CIDOB, 10 de junio de 2010

· “Is Barack Obama More AIPAC Than J Street?”, por Steven J. Rosen, Foreign Policy, 17 febrero de 2010

· “New Liberal Jewish Lobby Quickly Makes Its Mark”, por Dan Eggen, Washington Post, 17 de abril de 2009

· “US Jewish lobby gains new voice” por Max Deveson, BBC News, 16 de abril 2008

 

>> Video de la conferencia

Fotografies




Cerca de notícies

Cerca de notícies

Dates